sábado, 11 de abril de 2015

Antiguo labrador

La tierra estaba de antes, señor.
Iban los ríos como niños potentes ciñéndole el regazo,
lamiéndole la tierna caparazón de greda
con su campana líquida, sus sales planetarias,
iban los ríos solos subiéndose a los árboles,
mojándoles la sombra, procreando los pájaros.


Y la tierra era un ancho territorio, señor,
porque entonces la tierra no era buena ni mala.
Solamente camino.
Luna de la distancia.
Porque entonces la tierra no terminaba nunca
y el pan era un velero de la espiga lejana.


Pero el viento lo sabe,
siembra su siembra unánime,
la desata de noche con los dedos del aire,
su tránsito caliente le deshace los límites,
la libera de tantos oscuros propietarios.
Yo sé, señor, yo he visto la noche sobre el campo,
su condición de estrella, su silencio pesado
y digo que no es cierto que puedan alquilarla,
que le alambren el torso, que le vendan la espalda,
porque la tierra entera pertenece a la noche,
al universo entero, al sudor de la azada
que mueve la fatiga campesina del mundo,
la voluntad labriega como una enorme pala.

Pertenece al que sabe
celebrar la alegría de ver crecer las plantas,
al cómplice del sol, al sembrador callado
que pone la semilla como un semen dichoso
y espera, lentamente, el milagro del agua.
Porque sin esta frente,
sin este rudo brazo,
sin el tiempo a destajo de gastarnos las manos,
quién dará testimonio de la vida en la tierra, quién ha de prepararnos la primavera,
el vino, el fermento gredoso de donde viene el canto.

Por eso yo pregunto, señor:
¿cuándo es el día,
a qué hora, justamente, vamos a rescatarla,
qué hombres vendrán conmigo,
qué canción cantaremos,
qué flores sembraremos dónde está la alambrada?

Digo que este mensaje debe saberlo América,
que no sólo nosotros,
que cada uno lo sepa,
porque hay un continente de tierra sometida,
gordos concesionarios,
carbón comprometido,
hay zonas donde el hambre tutea la agonía
y esclavitud de estaño y cobre de miseria,
hay trigo condenado a los precios siniestros,
petróleo al que amenazan su primavera negra,
naranjas exportadas con todo el sol a cuestas,
hay niños que no encuentran al hombre,
caen antes, se van, sonrisa abajo, muerte abajo,
se pierden entre lo destructivo que cae y se disgrega.

Que no sólo nosotros.
Que cada uno lo sepa.
Golpeo esta guitarra elemental: América,
hasta cavarle al medio un pozo de sonido,
hasta ponerle adentro una zamba furiosa,
mi percusión de sangre, señor, este latido
tan pariente del aire,
tan sol,
tan repartido entre una antigua música de azúcar en nosotros,
para que desde el hombre continental subamos,
almíbar solitario, familia amanecida,
a empujar la esperanza pobrecita,
mestiza,
a desatar las manos de América nativa.

La tierra estaba de antes, señor.
Iban los ríos,
luz con la lengua húmeda,
iban árbol arriba,
a besar el tumulto donde empieza la vida.

Por eso yo pregunto, señor ¡cuándo es el día!

Armando Tejada Gómez: Antología de Juan (1958)

Versións:
Armando Tejada Gómez: Antiguo labrador; Sonopoemas del horizonte; 1964; Lado A, Corte 6



Armando Tejada Gómez: Antiguo labrador; Canta a Armando Tejada Gómez (Quinteto tiempo); 2002; Pista 1

(Recitativo do autor, das dúas primeiras estrofas deste poema, que prologan as seguintes versións musicais do disco)


Armando Tejada Gómez: Antiguo labrador; Vigencia; 2005; CD1: su palabra, Pista 6

(Recitativo semellante ao da versión do disco Sonopoemas del horizonte, do ano 1964.)


La Bruja Salguero: Fundamento coplero*; Grito interior; 2015; Pista 2



*[O recitativo deste fragmento do poema na voz de La Bruja Salguero está intercalado na canción Fundamento coplero de Raúl Mercado e Ángel Ritro.]
**[Por razóns de espazo etiquetouse, nunha entrada anterior, a Armando Tejada Gómez (intérprete), como Tejada. Polo que respetamos a etiqueta anterior para evitar duplicidades.]

No hay comentarios :

Publicar un comentario