viernes, 19 de junio de 2015

Canción del poeta zarrapastroso

     … Aeroplanos lúgubres evolucionan sobre las blancas oficinas de mi espíritu, y allí CONTINUA, lloviendo, lloviendo…
     … El pan me mira de soslayo y huye Á GATAS ladrando, ladrando, ladrando porque el entendimiento se cayó de las últimas, últimas casas con los pájaros negros del atardecer.
***
     Vivir, conciudadanos, ¿es posible?... —poetastro, renuncia CUERDAMENTE á las pálidas cosas de la vida, poetastro, poetastro, poetastro de carnes deformes—, TALVEZ querría cumplir el destino, mandamiento feroz como un ataud lleno de laureles, pero mis hijitos andan descalzos y piden pan mis hijitos, mis hijitos.
***
     (El sol, la luna, los caminos, las bestias, las casas, yo o vos, <<el ancho mar>>, <<el ancho mar>> florido de tardes caídas, la tierra clerical y triste como un seminario enorme, ir, hacer, recordar, tristezas, dolores, vivir y morir, ¿qué quiere decir esto?, todo esto, todo esto, ¿qué quiere decir? ¿qué quiere decir?).
***
     Edifico mi alma sobre las tristezas del mundo, ja! ja! ja!... <<edifico MI ALMA sobre las tristezas del mundo>>, ja! ja! ja!... ja! ja! ja!... mujer: soy tuyo, tuyo, tuyo, despedacémonos la médula gozándonos y ¡qué reviente la estúpida tierra!...; —el poeta es emoción, emoción, su actitud inútil, extraordinaria y hostil de cadáver con hipos sobrepuja los códigos del hombre.
***
     Ya nunca nadie nunca tiene nada que decirme, no tengo nada que decir á nadie nunca, no tengo nada que decir á nadie nunca; —<<cómo te va?... y por tu casa, Pablo?...>> tal exclaman, pero MI CORAZÓN estaba distraído, distraído, mirando hacia otra parte distraído; frente á las turbas humanas pienso: bah! he ahí que estos son, éstos son MIS prójimos.
***
     <<Cantan los gallos, cantan, cantan, cantan… el planeta cruje, cruje, cruje y se tumba hacia un costado, cual un dreadnought idiota en los mares alcohólicos, epilépticos; orillando el abismo, si flaqueasen los humanos pies nos perderíamos eterna, irremediablemente…; TODO ha quedado sin sentido…>> Ved el estado de alma CUOTIDIANO.
***
     Sres.: <<yo quiero ir hecho un hombre, hecho un hombre, ¡hecho un hombre!! por el universo>>, así clamaba ayer; hoy camino tranquilamente con la verdad en los bolsillos, y, TALVEZ, sea mejor que antes.
***
     ATARDECIENDO, decía, decía a los objetos de mi cuarto: <<¿os ofendo?...>> e hicieron muecas tristísimas, tristísimas lo mismo que canciones tristísimas; … corrí y corrí y corrí buscándome á la siga de MI esqueleto, días, semanas y meses, días, semanas y meses por los senderos de las cosas; al final del fúnebre viaje ESTABA en donde antaño ESTABA; me encontré, pero ya no era el mismo, ya no era el mismo.
***
     Cosmópolis pobladas de errantes motocicletas enfermas del esófago, viejas meretrices viejas, viejas meretrices viejas, perros crepusculares, crepusculares, crepusculares, ácidos, y hombres movidos á parafina, etc., zumban por mi cráneo, casa de orates, haciendo un ruido tan fenomenal, tan fenomenal que, yo desaparezco y solo perdura un ruïdo, un ruïdo azul y lúgubre á ras de las cosmogonías y urbes trágicas.
***
     Moverse… y, ¿PARA qué?... sinembargo, sinembargo el hombre camina, con el infinito á cuestas, doblado, doblado, doblado como poste telefónico á la presión del aire y los ensueños.
***
     Gestos, gestos o acciones macabras, ademanes rotos, —aquel vgr.!—, tienen los huesos humanos del que suscribe, y mi ser abstracto, innumerable, hostil á la alegría, hostil á la alegría hostil á la alegría, con gusanos y pus milenarias, mirando su ilusión en calzoncillos por la plaza pública, se ríe á pujos, á pujos con el estómago.
***
     —Amor, líbrame tú, ¡líbrame! ¡líbrame! ¡líbrame!... el sufrimiento, el sufrimiento, las congojas siguen y van husmeando con las babas caídas mis huellas; soy el hombre crucificado por vosotros, por vosotros, por vosotros, soy el hombre crucificado por vosotros; pero el buen Dios me dice: <<amigo, lo bello justifica hasta el dolor humano, lo bello justifica hasta el dolor humano, lo bello justifica hasta el dolor humano, y las vidas heroicas>>.

Pablo de Rokha: Los gemidos (1922)

Versións:
Ocho Bolas: Canción del poeta zarrapastroso; Genio y figura; 2003; Pista 5

No hay comentarios :

Publicar un comentario