domingo, 8 de mayo de 2016

En la muerte de José Ciria y Escalante

¿Quién dirá que te vio, y en qué momento?
¡Qué dolor de penumbra iluminada!
Dos voces suenan: el reloj y el viento,
mientras flota sin ti la madrugada.

Un delirio de nardo ceniciento
invade tu cabeza delicada.
¡Hombre! ¡Pasión! ¡Dolor de luz! Memento.
Vuelve hecho luna y corazón de nada.

Vuelve hecho luna: con mi propia mano
lanzaré tu manzana sobre el río
turbio de rojos peces de verano.

Y tú, arriba, en lo alto, verde y frío,
¡olvídate! y olvida al mundo vano,
delicado Giocondo, amigo mío.

                            Agosto 1924*

Federico García Lorca: Poemas sueltos (1996)**

Versións:
Inés Fonseca: En la muerte de José de Ciria y Escalante; Generación del 27; 2007; Pista 8



*[O poema foi publicado orixinalmente no Suplemento literario de La Verdad; Murcia; o 20 de Xunio de 1926. Posteriormente aparecerá recollido, baixo o epígrafe de “poema inédito” na obra de Gerardo Diego: Poesía española contemporánea, Antología (1915-1931); Madrid; 1932.]
**[Miguel García Posada: Federico García Lorca: Obras completas; Tomo I: Poesía I; Círculo de Lectores/Galaxia Gutemberg; Madrid/Barcelona; 1996.]

No hay comentarios :

Publicar un comentario