martes, 3 de septiembre de 2019

Lo que yo maldigo

     Querría yo, por un feliz encanto,
dejar el circo infame de la Tierra
y huir a mundos de apacibles seres
sin los rojos instintos de la fiera.

     Donde palomas y aves de rapiña
en amigable comunión vivieran,
donde jamás el diente de los tigres
rasgara el corazón de las gacelas.

     Cansado estoy de crímenes y sangre,
de mirar en el hombre y en la bestia,
la inmolación salvaje del vencido,
la victoria del mal y de la fuerza.

     Ante el inicuo drama de la vida
mi justiciero corazón protesta;
perdono mis dolores, no perdono
la universal crucifixión eterna.

     ¿Por qué mis ojos para ver los males
y mis oídos para oír las quejas?
¿Por qué no soy el leño ni el peñasco,
dormidos en la paz de la inconsciencia?

     ¿Por qué venir a lamentar horrores
en un oscuro y trágico planeta?
¡Maldito el ciego antojo de la vida
que por morada me otorgó la Tierra!

Manuel González Prada: Exóticas (1911)

Versións:
Juan Luis Dammert e Jessica Ballón: Lo que yo maldigo; El cancionero de los poetas (VVAA); 1994; Pista 10