miércoles, 30 de julio de 2014

Gacela del mercado matutino

Por el arco de Elvira
quiero verte pasar,
para saber tu nombre
y ponerme a llorar.


¿Qué luna gris de las nueve
te desangró la mejilla?
¿Quién recoge tu semilla
de llamarada en la nieve?
¿Qué alfiler de cactus breve
asesina tu cristal?

Por el arco de Elvira
voy a verte pasar,
para beber tus ojos
y ponerme a llorar.


¡Qué voz para mi castigo
levantas por el mercado!
¡Qué clavel enajenado
en los montones de trigo!
¡Qué lejos estoy contigo,
qué cerca cuando te vas!

Por el arco de Elvira
voy a verte pasar,
para sentir tus muslos
y ponerme a llorar.


Federico García Lorca: Diván del Tamarit (1940)

Versións:
Carlos Cano: Gacela del mercado matutino; Diván del Tamarit; 1998; Gacelas: Pista 11



Enrique Moratalla: Gacela del mercado matutino; Diván del tamarit; 2007; Pista 8

martes, 29 de julio de 2014

El cielo tiene jardines

(…)

(Se oyen voces. Entra Yerma con seis mujeres que van a la iglesia. Van descalzas y llevan cirios rizados. Empieza el anochecer.)

YERMA.
                               Señor, que florezca la rosa,
                               no me la dejéis en sombra.

MUJER 2.
                               Sobre su carne marchita
                               florezca la rosa amarilla.

YERMA.
                               Y en el vientre de tus siervas
                               la llama oscura de la tierra.

CORO DE MUJERES.
                               Señor, que florezca la rosa,
                               no me la dejéis en sombra.

(Se arrodillan)

YERMA.
                               El cielo tiene jardines
                               con rosales de alegría:
                               entre rosal y rosal
                               la rosa de maravilla.
                               Rayo de aurora parece,
                               y un arcángel la vigila,
                               las alas como tormentas,
                               los ojos como agonía.
                               Alrededor de sus hojas
                               arroyos de leche tibia
                               juegan y mojan la cara
                               de las estrellas tranquilas.
                               Señor, abre tu rosal
                               sobre mi carne marchita.

(Se levantan)

MUJER 2.
                               Señor, calma con tu mano
                               las ascuas de su mejilla.

YERMA.
                               Escucha a la penitente
                               de tu santa romería.
                               Abre tu rosa en mi carne
                               aunque tenga mil espinas.

CORO.
                               Señor, que florezca la rosa,
                               no me la dejéis en sombra.

YERMA.
                               Sobre mi carne marchita,
                               la rosa de maravilla.

(…)

Federico García Lorca: Yerma. Acto III, Cuadro 2º (1934)

Versións:
Enrique Morente: Fragmentos de la romería de Yerma; Lorca; 1998; Pista 4



Enrique Morente: Canciones de la romería*; En la casa museo Federico García Lorca de Fuente Vaqueros; 2001**; Pista 4



Chavela Vargas: El cielo tiene jardines – La llorona; La luna grande. Homenaje de Chavela Vargas a Federico García Lorca; 2012; Pista 6



*[A versión musical de Enrique Morente está composta por varios poemas incluidos no cadro 2º do acto III da obra Yerma, do ano 1934: No te pude ver, En el río de la sierra, Si tú vienes a la romería, El cielo tiene jardines e En esta romería.]
**[Remasterización do orixinal editado en vinilo no ano 1990 pola Diputación Provincial de Granada, cunha tirada limitada de carácter protocolario para a Casa-Museo Federico García Lorca de Fuente Vaqueros, e que nunca chegou aos circuitos comerciais.]

jueves, 24 de julio de 2014

Gacela del amor que no se deja ver

Solamente por oír
la campana de la Vela
te puse una corona de verbena.


Granada era una luna
ahogada entre las yedras.

Solamente por oír
la campana de la Vela
desgarré mi jardín de Cartagena.


Granada era una corza
rosa por las veletas.

Solamente por oír
la campana de la Vela
me abrasaba en tu cuerpo
sin saber de quién era.


Federico García Lorca: Diván del Tamarit (1940)

Versións:
Carlos Cano: Gacela del amor que no se deja ver; Diván del Tamarit; 1998; Gacelas: Pista 4



Enrique Moratalla: Gacela del amor que no se deja ver; Diván del tamarit; 2007; Pista 7

martes, 8 de julio de 2014

Amor, amor

(…)

PERLIMPLÍN. Nunca había visto la salida del sol... (Belisa, rendida, cae sobre las almohadas.) Es un espectáculo que... parece mentira... ¡me conmueve!... ¿Y a ti?, ¿no te gusta? (Se dirige hacia el lecho.) Belisa, ¿estás dormida?

BELISA. (Entre sueños.) Sí.

(Perlimplín, de puntillas, la cubre con un manto. Una luz intensa y dorada entra por los balcones. Bandadas de pájaros de papel los cruzan entre el sonido de las campanas matinales.
Perlimplín se ha sentado al borde de la cama.)


PERLIMPLÍN.
                                 Amor, amor
                                 que estoy herido.
                                 Herido de amor huido,
                                 herido,
                                 muerto de amor.
                                 Decid a todos que ha sido
                                 el ruiseñor.
                                 Bisturí de cuatro filos,
                                 garganta rota y olvido.
                                 Cógeme la mano, amor,
                                 que vengo muy mal herido,
                                 herido de amor huido,
                                 ¡herido!
                                 ¡Muerto de amor!

Telón


Federico García Lorca: Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín. Cuadro 1º (1931)

Versións:
Ana Belén: Herido de amor; Lorquiana. Poemas de Federico García Lorca; 1998; Pista 3



Joan Manuel Serrat: Herido de amor; Sinfónico; 2003; Pista 9



DivaDams: Herido de amor; García Lorca. Paisajes en jazz; 2010;



Chavela Vargas: Amor, amor – Cruz de olvido*; La luna grande. Homenaje de Chavela Vargas a Federico García Lorca; 2012; Pista 8



*[A versión musical de Chavela Vargas remata cunha estrofa da canción Cruz de olvido de Juan Záizar.]

sábado, 5 de julio de 2014

Gacela del amor maravilloso

Con todo el yeso
de los malos campos,
eras junco de amor, jazmín mojado.

Con sur y llama
de los malos cielos,
eras rumor de nieve por mi pecho.

Cielos y campos
anudaban cadenas en mis manos.

Campos y cielos
azotaban las llagas de mi cuerpo.

Federico García Lorca: Diván del Tamarit (1940)

Versións:
Carlos Cano: Gacela del amor maravilloso; Diván del Tamarit; 1998; Gacelas, Pista 8

viernes, 4 de julio de 2014

Cabellos de emperadora

(…)

ZAPATERO (señalando con la varilla)
                               En un cortijo de Córdoba
                               entre jarales y adelfas,
                               vivía un talabartero
                               con una talabartera.

(Expectación.)
                               Ella era mujer arisca,
                               él, hombre de gran paciencia,
                               ella giraba en los veinte
                               y el pasaba de cincuenta.
                               Santo Dios, cómo reñían!
                               Miren ustedes la fiera,
                               burlando al débil marido
                               con los ojos y la lengua.

(Está pintada en el cartel una mujer que mira de manera infantil y cansina.)

ZAPATERA
                               ¡Qué mala mujer! (Murmullos.)

ZAPATERO
                               Cabellos de emperadora
                               tiene la talabartera,
                               y una carne como el agua
                               cristalina de Lucena.
                               Cuando movía las faldas
                               en tiempo de primavera
                               olía toda su ropa
                               a limón y a yerbabuena.
                               Ay, qué limón, limón
                               de la limonera!
                               Qué apetitosa
                               talabartera!

(Los vecinos ríen.)

                               Ved cómo la cortejaban
                               mocitos de gran presencia
                               en caballos relucientes
                               llenos de borlas de seda.
                               Gente cabal y garbosa
                               que pasaba por la puerta
                               haciendo brillar, alegre,
                               las onzas de sus cadenas.
                               La conversación a todos
                               daba la talabartera,
                               y ellos caracoleaban
                               sus jacas sobre las piedras.
                               Miradla hablando con uno
                               bien peinada y bien compuesta,
                               mientras el pobre marido
                               clava en el cuero la lezna.

(Muy dramático y cruzando las manos.)

                               Esposo viejo y decente
                               casado con joven tierna,
                               qué tunante caballista
                               roba tu amor en la puerta.

(…)

Federico García Lorca: La zapatera prodigiosa. Acto II (1930)

Versións:
Chavela Vargas: Cabellos de emperadora* - Macorina; La luna grande. Homenaje de Chavela Vargas a Federico García Lorca; 2012; Pista 5



*[A versión musical de Chavela Vargas remata co Zorongo gitano, das Canciones populares antiguas, arranxadas e grabadas por Federico García Lorca no ano 1931, xunto a La Argentinita.]

jueves, 3 de julio de 2014

Gacela del amor imprevisto

Nadie comprendía el perfume
de la oscura magnolia de tu vientre.
Nadie sabía que martirizabas
un colibrí de amor entre los dientes.


Mil caballitos persas se dormían
en la plaza con luna de tu frente,
mientras que yo enlazaba cuatro noches
tu cintura, enemiga de la nieve.

Entre yeso y jazmines, tu mirada
era un pálido ramo de simientes.
Yo busqué, para darte, por mi pecho
las letras de marfil que dicen siempre.

Siempre, siempre: jardín de mi agonía,
tu cuerpo fugitivo para siempre,
la sangre de tus venas en mi boca,
tu boca ya sin luz para mi muerte.

Federico García Lorca: Diván del Tamarit (1940)

Versións:
Carlos Cano: Gacela del amor imprevisto; Diván del Tamarit; 1998; Gacelas: Pista 1



Enrique Morente: Gacela del amor imprevisto y otros fandangos*; Lorca; 1998; Pista 9



Mayte Martín, Katia e Marielle Labèque: Gacela del amor imprevisto; De fuego y de agua; 2007; Pista 11



Enrique Moratalla: Gacela del amor imprevisto; Diván del tamarit; 2007; Pista 1



José Mª Vitier e Martirio: Gacela del amor imprevisto; El aire que te rodea; 2011; Pista 2



*[A versión musical de Enrique Morente componse da primeira estrofa deste poema seguida da primeira estrofa do poema Nocturno del hueco, da obra Poeta en Nueva York, do ano 1940 (que lle serve de estribillo), seguido dos catro derradeiros versos do poema Muerto de amor, da obra Romancero Gitano, do ano 1928 e, seguido dun fandango tradicional.]

martes, 1 de julio de 2014

Baile

La Carmen está bailando
por las calles de Sevilla.
Tiene blancos los cabellos
y brillantes las pupilas.

¡Niñas,
corred las cortinas!

En su cabeza se enrosca
una serpiente amarilla,
y va soñando en el baile
con galanes de otros días.

¡Niñas
corred las cortinas!

Las calles están desiertas
y en los fondos se adivinan,
corazones andaluces
buscando viejas espinas.

¡Niñas,
corred las cortinas!

Federico García Lorca: Tres ciudades, Poema del Cante jondo (1921) (1931)

Versións:
Malizzia: Baile; El alma en verso; 2003; Pista 1