domingo, 29 de mayo de 2016

Memento

Cuando yo me muera,
enterradme con mi guitarra
bajo la arena.

Cuando yo me muera,
entre los naranjos
y la hierbabuena.

Cuando yo me muera,
enterradme si queréis
en una veleta.

¡Cuando yo me muera!

Federico García Lorca: Viñetas flamencas. Poema del Cante jondo (1921) (1931)

Versións:
Nande Ferrer: Memento; Recital Nande Ferrer. Manifiesto Canción del Sur*; 1972; Pista 5



Antonio Portanet: Canción última**; Muertes; 1978; Lado A, Corte2



Quilapayún: Memento; Darle al otoño un golpe de ventana para que el verano llegue hasta Diciembre; 1980; Cara B, Corte 2



Quilapayún: Memento; En Argentina, Vol.2; 1985; Cara B, Corte 3



Quilapayún: Memento; ¡En Chile!; 1989; Disco 2, Cara A, Corte 5



Quilapayún: Memento; A Palau; 2003; Pista 15



Quilapayún: Memento; El Reencuentro; 2004; CD2: Canciones fundamentales; Pista 7



Quilapayún: Memento; La vida contra la muerte; 2005; Pista 7



Atilio y Los Alimonados: Memento; Atilio y Los Alimonados cantan Lorca; 2013; Pista 4



*[Grabación sonora recollida de Radio Popular de Sevilla e Radio Popular de Granada; 1972; arquivo sonoro de Juan de Loxa; Centro de Documentación Musical de Andalucía.]
**[A versión musical de Antonio Portanet remata coa musicalización do poema Despedida, da obra de Federico García Lorca: Canciones (1921-1924), do ano 1927.]

miércoles, 25 de mayo de 2016

El poeta pide a su amor que le escriba

Amor de mis entrañas, viva muerte,
en vano espero tu palabra escrita
y pienso, con la flor que se marchita,
que si vivo sin mí quiero perderte.

El aire es inmortal, la piedra inerte
ni conoce la sombra ni la evita.
Corazón interior no necesita
la miel helada que la luna vierte.

Pero yo te sufrí, rasgué mis venas,
tigre y paloma, sobre tu cintura
en duelo de mordiscos y azucenas.

Llena, pues, de palabras mi locura
o déjame vivir en mi serena noche
del alma para siempre oscura.

Federico García Lorca: Sonetos del amor oscuro (1936) (1981)*

Versións:
Manolo Sanlúcar e Carmen Linares: El poeta pide a su amor que le escriba; Locura de brisa y trino; 2000; Pista 3



2naFronteira: El poeta pide a su amor que le escriba; Humo en los ojos; 2011; Pista 1



*[O poema aparece publicado por vez primeira como apéndice á edición de Diván del Tamarit de Rolfe Humphries, do ano 1940, xunto co Soneto de la dulce queja. Éstos, junto a otros tres poemas aparecerían na edición que Mario Hernández preparó para Alianza Editorial, en 1981, de Diván del Tamarit, Llanto por Ignacio Sánchez Mejías, Sonetos.]

martes, 24 de mayo de 2016

Me asomé, lejos, a un abismo

    Me asomé, lejos, a un abismo...
(Sobre el espejo que perdí he nacido.)

    Clavé mis manos en mis ojos...
(Manando estoy en mí desde mi rostro.)

    Tiré mi cuerpo, hueco, al aire...
(Abren su voz los ojos de mi sangre.)

    Rodé en el llanto de una herida…
(Nazco en la misma luz que me ilumina.)

    Se coaguló mi llanto en sombra...
(Carne es la luz y el nácar de mi boca.)

    Dentro de mí se hundió mi lengua...
(Siembro en mi cielo el cuerpo de una estrella.)

    Se pudrió el tiempo en que habitaba...
(Brota en mi espejo un cielo de dos caras.)

    Huyó mi cuerpo por mi cuerpo...
(Bebo en el agua limpia de mi espejo.)

    ¡A mi existencia uno mi vida!
(Espejo sin cristal es mi alegría.)

Emilio Prados: Circuncisión del sueño (1957)

Versións:
Inés Fonseca: Me asomé; Generación del 27; 2007; Pista 10

viernes, 20 de mayo de 2016

En la secreta casa de la noche

Cuando ella y yo nos ocultamos
en la secreta casa de la noche
a la hora en que los pescadores furtivos
reparan sus redes tras los matorrales,
aunque todas las estrellas cayeran
yo no tendría ningún deseo que pedirles.

Y no importa que el viento olvide mi nombre
y pase dando gritos burlones
como un campesino ebrio que vuelve de la feria,
porque ella y yo estamos ocultos
en la secreta casa de la noche.

Ella pasea por mi cuarto
como la sombra desnuda
de los manzanos en el muro,
y su cuerpo se enciende como un árbol de pascua
para una fiesta de ángeles perdidos.

El temporal del último tren
pasa remeciendo las casas de madera.
Las madres cierran todas las puertas
y los pescadores furtivos van a repletar sus redes
mientras ella y yo nos ocultamos
en la secreta casa de la noche.

Jorge Teillier: Poemas del país de Nunca Jamás (1963)

Versións:
Acero de invierno: La secreta casa de la noche / Raga*; Laberinto de voces; 2015; Pista 5



*[A versión de Acero de invierno ten como base musical o tema Raga de Silvio Rodríguez.]
**[Agradecemos efusivamente a Andrés Pulgar, membro do grupo Acero de Invierno, que nos fixera chegar este excelente traballo; así como os seus parabéns sobre o noso blog.]

jueves, 19 de mayo de 2016

Melusina

Infiel como el ala de los pájaros infieles
tú siempre serás mía:
los eucaliptus sangraban,
un caballo ciego fue a agonizar entre los rieles
porque no quería ver el fin de nuestro amor
mientras se marchitaban los dedales de oro sembrados por un loco.
Tú siempre serás mía.
Infiel como el ala de los pájaros infieles.

Jorge Teillier: Para un pueblo fantasma (1978)

Versións:
Acero de invierno: Melusina; Laberinto de voces; 2015; Pista 3



*[Agradecemos efusivamente a Andrés Pulgar, membro do grupo Acero de Invierno, que nos fixera chegar este excelente traballo; así como os seus parabéns sobre o noso blog.]

Canción

    Ya va subiendo la luna
sobre el naranjal.
Luce Venus como una
pajarita de cristal.
    Ámbar y berilo,
tras de la sierra lejana,
el cielo, y de porcelana
morada en el mar tranquilo.
    Ya es de noche en el jardín
—¡el agua en sus atanores!—
y sólo huele a jazmín,
ruiseñor de los olores.
    ¡Cómo parece dormida
la guerra, de mar a mar,
mientras Valencia florida
se bebe el Guadalaviar!
    Valencia de finas torres
y suaves noches, Valencia,
¿estaré contigo,
cuando mirarte no pueda,
donde crece la arena del campo
y se aleja la mar de violeta?

                        Rocafort, mayo de 1937

Antonio Machado: Poesías en tiempo de Guerra (1936-1939) (1989)*

Versións:
Vicente Monera: Meditación; www.musicaypoemas.com; 2011;



*[Publicada orixinalmente en: Madrid. Cuadernos de la Casa de la Cultura; Barcelona; nº3; mayo 1938; pax.41. Recollida en: Oreste Macri: Antonio Machado; 2 volúmenes.; Madrid; Espasa-Calpe; Fundación Antonio Machado; 1989.]

martes, 10 de mayo de 2016

Melodía gallega

Ten a serena o canto,
i a serpe o alento;
o lago ten a onda,
Dios ten o inferno.
                       
Ti tes dabondo
co que tes escondido
neses teus ollos.
                       
 
O trono dos monarcas,
do sabio os trunfos,
a groria do poeta,
o ouro do mundo:
dera eso todo
por solo unha mirada
deses teus ollos.
                       
 
Buscan os pitorreises
para faguer niño,
a herba santa que nace
beira dos ríos.
Eu busco solo
unha mirada meiga
deses teus ollos.
                       
 
Cando se pon a lúa
tras dos penedos,
choran as estreliñas
todas do ceo.
Tamén eu choro
cando non me alumean
eses teus ollos.
                       

Curros Enríquez: Aires da miña terra (1880)

Versións:
Joaquín Deus: Os teus ollos; Morriñas da miña terra; 1960; Lado 2, Corte 2



Amancio Prada: Cando se pon a lúa*; Caravel de caraveles; 1976; Pista 9



Luar na Lubre: Os teus ollos; Plenilunio; 1997; Pista 5



Real Coro Gallego Toxos e Froles: Os teus ollos; 85 Aniversario (1915-2000); 2000; Pista 1



Carmendolores: Os teus ollos; Oceánica; 2001; Pista 3



Luar na Lubre: Os teus ollos; Chove en Santiago y otros éxitos; 2002; Pista 2

(Reedición da versión do disco Plenilunio, do ano 1997.)




Luar na Lubre: Os teus ollos; Discografía básica seleccionada; 2002; CD1, Pista 5

(Reedición da versión do disco Plenilunio, do ano 1997.)



Rosa Cedrón e Cristina Pato: Os teus ollos; Soas Muller; 2010; Pista 12



María do Ceo: Os teus ollos; No bico un cantar; 2010; Pista 2



Uxía Senlle e Lenine: Os teus ollos; Meu canto; 2011; Pista 3



Uxía Senlle e Narf: Os teus ollos; Baladas da Galicia imaxinaria; 2015; Pista 8



*[A versión musical de Amancio Prada componse da derradeira estrofa deste poema seguida dunha cantiga tradicional galega: Dicen que chove, que chove, / que trona, que chove, / deixa-lo chover. / O mérito é ter muller / que sexa bonita / e sepa querer. / Sinto ruxir, ruxir, / o vendaval / quen puidera fuxir d'eiquí / con este temporal.]

domingo, 8 de mayo de 2016

En la muerte de José Ciria y Escalante

¿Quién dirá que te vio, y en qué momento?
¡Qué dolor de penumbra iluminada!
Dos voces suenan: el reloj y el viento,
mientras flota sin ti la madrugada.

Un delirio de nardo ceniciento
invade tu cabeza delicada.
¡Hombre! ¡Pasión! ¡Dolor de luz! Memento.
Vuelve hecho luna y corazón de nada.

Vuelve hecho luna: con mi propia mano
lanzaré tu manzana sobre el río
turbio de rojos peces de verano.

Y tú, arriba, en lo alto, verde y frío,
¡olvídate! y olvida al mundo vano,
delicado Giocondo, amigo mío.

                            Agosto 1924*

Federico García Lorca: Poemas sueltos (1917-1936) (1996)**

Versións:
Inés Fonseca: En la muerte de José de Ciria y Escalante; Generación del 27; 2007; Pista 8



*[O poema foi publicado orixinalmente no Suplemento literario de La Verdad; Murcia; o 20 de Xunio de 1926. Posteriormente aparecerá recollido, baixo o epígrafe de “poema inédito” na obra de Gerardo Diego: Poesía española contemporánea, Antología (1915-1931); Madrid; 1932.]
**[Miguel García Posada: Federico García Lorca: Obras completas; Tomo I: Poesía I; Círculo de Lectores/Galaxia Gutemberg; Madrid/Barcelona; 1996.]

viernes, 6 de mayo de 2016

Me peina el viento los cabellos

Me peina el viento los cabellos
como una mano maternal:
abro la puerta del recuerdo
y el pensamiento se me va.

Son otras voces las que llevo,
es de otros labios mi cantar:
hasta mi gruta de recuerdos
tiene una extraña claridad!

Frutos de tierras extranjeras,
olas azules de otro mar,
amores de otros hombres, penas
que no me atrevo a recordar.

Y el viento, el viento que me peina
como una mano maternal!

Mi verdad se pierde en la noche:
no tengo noche ni verdad!

Tendido en medio del camino
deben pisarme para andar.

Pasan por mí sus corazones
ebrios de vino y de soñar.

Yo soy un puente inmóvil entre
tu corazón y la eternidad.

Si me muriera de repente
no dejaría de cantar!

Pablo Neruda: Los crepúsculos de Maruri. Crepusculario (1920-1923) (1923)

Versións:
Horacio Guarany: Me peina el viento los cabellos; El potro; 1970; Lado 2, Corte 6



El Chango Nieto: Me peina el viento los cabellos; Me peina el viento los cabellos; 1971; Lado 2, Corte 2



Horacio Guarany: Me peina el viento los cabellos; Popular; 1973; Lado 2, Corte 1

(Reedición da versión do disco El potro, do ano 1970.)




Horacio Guarany: Me peina el viento los cabellos; Lo mejor de Horacio Guarany; 1979; Lado 2, Corte 6

(Reedición da versión do disco El potro, do ano 1970.)




El Chango Nieto: Me peina el viento los cabellos; 20 grandes éxitos; 1981; Lado 2, Corte 9

(Reedición da versión do disco Me peina el viento los cabellos, do ano 1971.)




Esteban Valdivieso: Me peina el viento los cabellos; Estabas tú en el humo; 2000; Pista 13



Los Sabandeños: Me peina el viento los cabellos; 3 Reyes Magos; 2000; Pista 15



Miguel Poveda: Me peina el viento los cabellos; Neruda en el corazón (VVAA); 2004; Pista 15

martes, 3 de mayo de 2016

Elegía a Gabriela Mistral

Dirán que se ha dormido para siempre, dirán
que un ala color fuego y otra color ceniza
el ángel de su voz baja por ella
lleno de un Cristo único: impaciente en la espera;
que esperezándose de su vida profunda
nunca bien conciliada como sueño de exilio
con ojos que sus ojos de polvo le cegaron
todo lo ve en su Dios que lo ve todo.
Y cae allí donde estuvo su pecho
desenredado el nudo que la hizo cantar;
silencio ahora guarda, feliz, como de niño.
Dirán que está en la Gloria.


Dirán que está en la Gloria y que se encuentra en ella
una a una sus pérdidas como en un arenal
donde acampara el reino del que fue reina.
Su madre se le ofrece nuevamente en la jarra
en que le bebe el rostro con el suyo mil años.
Se yergue y he ahí los niños que no tuvo;
su amor luce en el cielo carne y hueso divinos.
Jóvenes de otra edad, fantasmas vivos
callan para que hable y es en Elqui, su valle
a un paso de países que le dan alegría.
Dirán que es suyo el seno de los suyos.


Son palabras, palabras creo oírle a la tierra
que, como siempre tiene la razón, coge y muele
su presa en un silencio que desvela a las víboras.


Palabras, sí. Pero algo suena en ellas
como en un verso mío un verso suyo
de vivo y cierto y creo y se abre el cielo
bajo la sombra que le da mi mano
No hay secreto ninguno en el azul
que no sea el azul de su secreto
y si otro mundo existe el sol lo abrazaría.
Enero corre incrédulo, apegado a sus días
hombre y buey a la vez, perro salvaje...


Y un absurdo solemne se prepara:
una misa solemne.
No me muevo de aquí, no bajo a la ciudad,
viene en su lugar otra que era apenas su sierva.
La tierra apoderada del cuerpo de Gabriela
bailará al paso lento del cortejo en las calles
y el Cristo mendicante que amó como mendiga
será sólo una cruz de una pieza, dorada
esplendorosa y fría como treinta monedas.
Niñas de blanco, en blanco, demasiado inocentes
bostezarán el sol hasta que entre en escena
seguido del ejército su primo, el gran soldado.

No me muevo de aquí donde está ella,
en su libro, en su voz que le leemos
toda una noche de cerrada vigilia.
Agua que se bebió vuelve a embriagarnos
de una sed, maravilla de las aguas.
Compañía nos hace el pan, su hermano
y la sal que aprendieron, poco a poco, sus sienes.


Envejecemos con sus criaturas
en el desierto que las guarda vivas
para un día feliz no venidero;
y muere, ante nosotros, la extranjera
en una soledad que nos ahoga.


Cabe en un redondel de luz la América
que un corazón contuvo en un gesto de amor.
La vida innominada no vive en nuestra vida
y cuando es justa como lo es su palabra
parece que las cosas sólo existen
para corroborarla desde lejos.
Al sol del Trópico lo alumbra Gabriela
la que levanta a signos toda una cordillera;
y el maíz tiene ojos que ella mira y la miran
innumerablemente como a madre giganta
como el verde amarillo de agradecimiento.
Mil años esperaron que naciera, sus hijos.


Y no ha nacido el día de los días para ella
cuerpo sólo es ahora que se encarna en la tierra,
ola que pierde espumas de su nombre
en la fosa común del mar del fondo.
Por mi parte yo nada le deseo,
busco su dicha allí donde encontró su dicha;
el canto, cuando es bello, cura el dolor que mienta
y le sobra belleza para el dolor más ancho.
Creo verla poner a su desgracia
el rostro grave y dulce que espejea en su verbo.
Escuchémosla hablar, roto el silencio
no atinaremos a llamarla ausente.


Enrique Lihn: La pieza oscura (1955-1962) (1963)

Versións:
Acero de invierno: Elegía a Gabriela Mistral; Laberinto de voces; 2015; Pista 8



*[a versión musical de Acero de invierno comeza co recitativo da seguinte frase: "Si quieres cantar, olvida las almas que dominaron tu infancia" que aparece como epígrafe da obra Hotel Marconi (1998), de Jesús Sepúlveda.]
**[Agradecemos efusivamente a Andrés Pulgar, membro do grupo Acero de Invierno, que nos fixera chegar este excelente traballo; así como os seus parabéns sobre o noso blog.]

lunes, 2 de mayo de 2016

Me matan si no trabajo

                            Cinco minutos de interrupción.
                            La charanga de Juan Barbero
                            toca un son.


        —Me matan si no trabajo,
y si trabajo, me matan;
siempre me matan, me matan,
siempre me matan.
        Ayer vi a un hombre mirando,
mirando el sol que salía:
el hombre estaba muy serio,
porque el hombre no veía.
Ay
los ciegos viven sin ver
cuando sale el sol,
cuando sale el sol,
¡cuándo sale el sol!
        Ayer vi a un niño jugando
a que mataba a otro niño;
ayer vi a un niño jugando
a que mataba a otro niño:
hay niños que se parecen
a los hombres trabajando.
¡Quién les dirá cuando crezcan
que los hombres no son niños,
que no lo son,
que no lo son,
que no lo son!
        Me matan, si no trabajo,
y si trabajo, me matan:
siempre me matan, me matan,
¡siempre me matan!

Nicolás Guillén: West Indies, Ltd. (1934)

Versións:
Ángel Parra: Me matan si no trabajo; Ángel Parra, vol.2; 1966; Cara B, Corte 2



Daniel Viglietti: Me matan si no trabajo; Canciones para el hombre nuevo; 1967; Cara A, Corte 7



Daniel Viglietti: Me matan si no trabajo; Canciones para mi América; 1968; Cara B, Corte 1 a)

(Reedición da versión do discoCanciones para el hombre nuevo, do ano 1967.)



César Isella e Daniel Viglietti: Me matan si no trabajo; América joven, vol.II; 1970; Cara A, Corte 5



Ana Belén: Me matan si no trabajo; La paloma de vuelo popular; 1976; Disco 1, Cara A, Corte 3



César Isella e Daniel Viglietti: Me matan si no trabajo; 30 años de sonidos y silencio; 1986; Lado 1, Corte 7

(Reedición da versión do disco América joven, Vol.II, do ano 1970.)



Ana Belén: Me matan si no trabajo; Los primeros años; 1994; CD1, Pista 5

(Reedición da versión do disco La paloma de vuelo popular, do ano 1976.)




Los Sabandeños: Me matan si no trabajo; 3 Reyes Magos; 2000; Pista 3

domingo, 1 de mayo de 2016

El matrimonio incauto

    Un tejedor tenía
de poca edad dos niños inocentes
con los cuales dormía,
por ser tan corto en bienes de fortuna
que no había más cama ni más cuna.
    Una noche de frío
se arrimó a la parienta su pariente
por gozar del estío,
pues a todo casado se permite
que cuando tenga frío se lo quite.
    Empieza la tarea,
y tan a pecho tómala y tal brinca
y tal se bambolea,
que, al sacudir los pies el burro en celo,
da con los chiquitines en el suelo.
    La madre, que lo nota,
de la cama se tira, aunque rendida
de volver la pelota,
y al levantar sus hijos adorados,
los encuentra a los dos descalabrados.
    Póneles balsamina
y a la cama los vuelve cariñosa,
cada cual a su esquina,
diciéndoles que aquello ha sucedido
porque estaba su padre algo bebido.
    Antes que amaneciera
sintió el amigo gana de más coles,
y la tal curandera
se entregó a los placeres reiterados,
sin echar cuenta en los descalabrados.
    El niño mayorcito,
que notó de la cama el movimiento,
dijo al otro, quedito:
—¡Agárrate al colchón pronto, muchacho,
mira que vuelve padre a estar borracho!

Félix María de Samaniego: El jardín de Venus* (1921)

Versións:
Paco Ibáñez: Matrimonio incauto; En vivo, en Obras Sanitarias, Argentina; 1985; Pista 14



Paco Ibáñez: Matrimonio incauto; Concierto en el Palau de la Música de Barcelona; 2002; Pista 20



Paco Ibáñez: Matrimonio incauto; Concierto en el Espai de Música y Danza de la Generalitat, Barcelona; 2003; Pista 18



Paco Ibáñez: Matrimonio incauto; Concierto en Gernika; 2006; Pista 13

(Versión en directo semellante ás anteriores.)





*[Pese a que foron escritos entorno a 1780, circularon manuscritos debido ás normas morais que prohibían a súa publiucación. A primeira edición coñecida é a de López Barbadillo, co título de El jardín de Venus, no ano 1921.]