jueves, 31 de enero de 2019

¡Probiña da tola!

Non teño parentes 
amores nin chouza. 
Adea en aldea, 
parroquia en parroquia, 
¡ando polo mundo 
arredada e soia! 
Xanto cando atopo 
cunha almiña boa 
que polos seus mortos 
bótame de esmola 
a cunca do caldo 
e o anaco de broa. 
Durmo nos camiños, 
érgome coa aurora, 
lávome nas fontes 
de crara ágoa morna, 
e as noites que a lúa 
loce briladora, 
como nun sospiro 
paso as horas mortas 
mirando pra ela, 
cantándolle copras: 
¡Lúa, branca lúa, 
como me namoras!

Todo o santo día,
co sol ou con choiva,
dun lado pra outro
vou de porta en porta,
e fuxindo ós mozos
chea de vergonza,
e ós cáns que me ladran, 
e ós nenos que xogan 
tirándome pedras, 
chamándome tola, 
atraveso veigas, 
rubo corredoiras, 
e salto valados 
cubertos de roxas 
espiñas de estripos 
e ortigas treidoras 
que fírenme a carne 
e ráchanme a roupa… 
¡a roupa dos probes 
que nunca foi nova!

Cando camiñando 
paso polas hortas 
a tempo que a xente 
turra da espiocha 
ou cava patacas 
ou pranta cebolas, 
sempre hai un que diga: 
—¿A onde vas Rosa? 
E eu que non quero 
andar con parolas
nin que naide, naide,
seipa as miñas cousas,
nin de min se bulre
nin veña con cholas,
sin faltar á crianza
mándoo faguer moitas:
—¡Demo de xudío! 
¿A ti que che importa?
¿Tes gana de leria?
¡Pois chama por outra!
E, sin máis palique, 
vírome de costas; 
mais ben me percato, 
facéndome a xorda, 
que queda decindo: 
¡Probiña da tola!
É de Santa Baia,
do lugar das Rozas
perto dos casares
que din de Revolta.
Quedou pequeniña
en poder da avoa
que ó morrer deixoulle
a casa en mellora.
Conocín os pais;
¡dúas boas personas
non despreciando
ninguén que me escoita!

A nena criouse
como unha señora,
facendo parexa
co nome de Rosa.
Coa vida que leva,
¡xa vedes! á forza
ten que estar cativa
e hoxe non fai proba,
pero nos seus tempos…
¡fóivos unha moza!
Acórdome un ano
que pola Pastora,
ca cara cereixa
de fresca e de roiba,
o cabelo en trenzas
de cor das amorias,
cun adrezo douro
arredor da gorxa,
de dengue e mantelo,
¡mesmo daba groria!
¡todo o señorío
facíalle roda!
¡Nunca ela, coitada,
tan bonita fora!
O conto é que un fillo 
¡bo mozo! da dona 
do pazo da Gándara 
andúvolle ás voltas
e fala que fala
e chola e mais chola,
a pedra ablandouse
e ó fin namorouna.

Pero quixo o demo,
—que ese nunca folga—,
que a nai se enteirase;
e o rapaz por boas
ou malas, que o certo
inda non se conta,
da noite á mañán
saiéu da parroquia.

¡As cousas do mundo! 
O triste da hestoria 
foi que o mozo ó irse 
deixouna sin honra,
e entroulle á rapaza
peniña tan fonda
que do paridoiro
¡mais valera morta!
subéuselle o ramo…
¡e volveuse tola!

Eu non sei si falan
de min ou de outra
e río cando ouso
contar esas cousas.
Eu non me recordo… 
¡Bah, quen se recorda! 
Mais eu non acerto 
que ten esa hestoria 
que, cando contala 
tristeiros escoitan, 
namentras eu saio 
correndo da horta, 
os homes salaian 
e as vellas e as mozas, 
co mandil nos ollos, 
doloridas choran 
decindo en voz baixa: 
«¡Probiña da tola! 
¡Qué Dios nos aparte
dunha mala hora!»

E non é verdade. 
¡Abofé estou corda! 
¡Si a xente soupera 
que vivo na groria! 
¡Si dos meus segredos
caíran na conta!

Cando a noite cobre 
o pinal de sombras, 
dúrmome nun leito 
de fiunchos e follas, 
e a pouco desperto 
e vexo unha pomba 
que baixa do ceo, 
voa que revoa, 
e vén no meu colo 
pousarse, e mimosa, 
rúbeseme ó peito, 
bícame na boca, 
fálame dos anxes, 
de Nosa Señora 
e da nai querida
que chorando roga
pra que deste mundo
de penas recollan
e leven xunto a ela
a filla que adoura.

¡E todas as noites 
ven a branca pomba 
e conmigo fala 
e conmigo xoga; 
até que alumeando 
o pinal a aurora, 
rube cara ó ceo 
voa que revoa! 
Por eso me río 
cando ¡meiga fóra! 
a xente do mundo 
que dí que está corda 
marmura ó toparme: 
¡Probiña da tola! 

Ramón Cabanillas: No desterro (1913)

Versións:
Juan Pardo: ¡Probe da tola!; Galicia, miña nai dos dous mares; 1976; Cara A, Corte 4



Juan Pardo e Amancio Prada: Probiña da tola; Alma galega; 1997; CD1, Pista 9



Alberto Cunha: Probiña da tola; Contra Tempo; 2009; Pista 9

miércoles, 30 de enero de 2019

Cantaora

      “La Lola,
la Lola se va a los Puertos.
La Isla se queda sola.”
Y esta Lola, ¿quién será,
que así se ausenta, dejando
la Isla de San Fernando
tan sola cuando se va?...

      Sevillanas,
chuflas, tientos, marianas,
tarantas, tonás, livianas…
Peteneras,
soleares, soleariyas,
polos, cañas, seguiriyas,
martinetes, carceleras…
Serranas, cartageneras.
Malagueñas, granadinas.
Todo el cante de Levante,
todo el cante de las minas,
todo el cante…

      que cantó tía Salvaora,
la Trini, la Coquinera,
la Pastora…,
y el Fillo, y el Lebrijano,
y Curro Pabla, su hermano,
Proita, Moya, Ramoncillo,
Tobalo —inventor del polo—,
Silverio, Chacón, Manolo
Torres, Juanelo, Maoliyo…

      Ni una ni uno
cantaora o cantaor—,
llenando toda la lista,
desde Diego el Picaor
a Tomás el Papelista
(ni los vivos ni los muertos),
cantó una copla mejor
que la Lola…
Esa que se va a los Puertos
y la isla se queda sola.

Manuel Machado: Sevilla (1920)

Versións:
Calixto Sánchez: Alegrías*; De la lírica al cante; 1996; Pista 1



*[A versión musical de Calixto Sánchez está precedida por una copla do propio intérprete e polo poema Branquias quisiera tener, da obra de Rafael Alberti: Marinero en tierra, do ano 1925.]

lunes, 28 de enero de 2019

Príncipe enano

Para un príncipe enano
Se hace esta fiesta.
Tiene guedejas,
Blandas guedejas;
Por sobre el hombro blanco
Luengas le cuelgan.
Sus dos ojos parecen
Estrellas negras:
¡Vuelan, brillan, palpitan ,
Relampaguean!
El para mí es corona,
Almohada, espuela.
Mi mano, que así embrida
Potros y hienas,
Va, mansa y obediente,
Donde él la lleva.
Si el ceño frunce, temo;
Si se me queja,—
Cual de mujer, mi rostro
Nieve se trueca:
Su sangre, pues, anima
Mis flacas venas:
¡Con su gozo mi sangre
Se hincha, o se seca!
Para un príncipe enano
Se hace esta fiesta.

¡Venga mi caballero
Por esta senda!
¡Éntrese mi tirano
Por esta cueva!
Tal es, cuando a mis ojos
Su imagen llega,
Cual si en lóbrego antro
Pálida estrella,
Con fulgor de ópalo
Todo vistiera.
A su paso la sombra
Matices muestra,
Como al sol que las hiere
Las nubes negras.
¡Heme ya puesto en armas,
En la pelea!
Quiere el príncipe enano
Que a luchar vuelva:
¡El para mí es corona,
Almohada, espuela!
Y como el sol, quebrando
Las nubes negras,
En banda de colores
La sombra trueca,—
El, al tocarla, borda
En la onda espesa,
Mi onda de batalla
Roja y violeta.
¿Conque mi dueño quiere
Que a vivir vuelva?
¡Venga mi caballero
Por esta senda!
¡Éntrese mi tirano
Por esta cueva!
¡Déjeme que la vida
A él, a él ofrezca!
Para un príncipe enano
Se hace esta fiesta.

José Martí: Ismaelillo (1882)

Versións:
Teresita Fernández: Príncipe enano; Teresita canta a Martí; 2007; Pista 3

sábado, 26 de enero de 2019

Otro otoño

Otoño agita sus quebrados brazos
y llama a mi cristal.
¡Oh acobardados pájaros,
oh inédita pintura
de nubes ateridas,
apretadas y cárdenas!,
ya no me sois bastante.

Acecho en la ventana
y todos los rumores
me parecen aquel
de los pasos que espero.
Pero sólo es el viento
barriendo hojas de trapo
con sus manos de trapo.
El banco del jardín está vacío
y las torres se afilan y oscurecen
contra ese cielo de color cinabrio.

Cada vez mis membrillos
se ponen más enfermos.
¡Ay, amor!,
¿por qué tardas en venir?

Carmen Martín Gaite: A rachas (1976)

Versións:
Carmen Martín Gaite: Otro otoño; Poemas; 2000; Pista 8

viernes, 25 de enero de 2019

Primera soledad

Hoy mi madre no me quiso.
La he rondado horas enteras
vestido de capitán,
de mago, de marinero,
pero nada, no me quiso
ni me ha pegado siquiera.

Salgo a morir al baldío
volteando todas las puertas.

Arde el sol en el silencio
amarillo de la siesta.

Ni gatos ni vigilantes.

Sólo la calle desierta.

¿Cómo me voy a morir
sin que mi madre me vea?

Armando Tejada Gómez: Luz de entonces* (1963)

Versións:
Armando Tejada Gómez: Primera soledad; Los poetas que cantan en Cosquín (VVAA); 1972; Lado B, Corte 12



La bruja Salguero: Primera soledad; De ventana abierta; 1995; Lado A, Corte 3



Susana Castro: Primera soledad; Olor a tierra mojada; 2000; Pista 8



Pocho Sosa: Primera soledad; Canta a Tejada Gómez; 2003; Pista 5



Armando Tejada Gómez: Primera soledad; Vigencia; 2005; CD3: Registros inéditos; Pista 10



Teresa Parodi: Primera soledad; Corazón de pájaro; 2009; Pista 8



Suna Rocha: Primera soledad; Madre tierra; 2011; Pista 3



Juan Iñaki: Primera soledad; De la raíz a la copa; 2013; Pista 14



Alfredo Pittis e Leonardo Andersen: Primera soledad; De viento y solitarios; 2015; Pista 5



Marcelo Chanampa: Primera soledad; Andar solo no alcanza; 2016; Pista 5



*[Inédita. Aparece incluida como un capítulo independente dentro da obra Profeta en su tierra, do ano 1968. O poema aparece tamén na obra Cosas de niños, do ano 1991.]
**[Por razóns de espazo nunha entrada anterior etiquetouse a Armando Tejada Gómez, intérprete, como Tejada. Respectamos a etiqueta actual para evitar duplicidades.]

Beber leite

Beber leite.
Veludo albar na epiderme lenísima dese túnel almado
entre o ar alleo e o cerne do corpo.

Un beixo longuísimo.
Aloumiño impausado gutural e branco
mesmo até deixalo asomar liquidísimamente ás
comisuras frescas da boca rosa.
Lene paz
               fluidamente suculenta.
Co pracer morno e a textura incrible
Donda paz exquisita
                                 de dimensión gorentosa.
Qué seda branca acougada bicando con suavidade
as paredes ávidas da gorxa.
Aínda que ás veces as
                                    présas ávidas da sede
me fagan apurala como menciña milagreira
          nesta enfermidade de fastío terminal.
Máis rápido. Máis rápido. O vaso enteiro.
Quéroa toda xa anegándome o
                                                 esófago.
Non importa xa o osíxeno as mesuras as
magnitudes frixidas
Apremiante gaiola imantada
Branco solaz sixiloso e espléndido
Cortinaxe de plumas lácteas
Diálogos de caricia licuada
Un beixo ininterrompido

É coma
             beber leite.

Yolanda Castaño: Elevar as pálpebras (1995)

Versións:
Yolanda Castaño*: Beber leite; Edénica; 2000; Pista 3



*[A versión musical de Yolanda Castaño foi composta, arranxada, grabada e producida por José Antonio Fernández Calero (Factoría musical SSM).]

jueves, 24 de enero de 2019

Primera evocación

Recuerdo
Bien
A mi madre.
Tenía miedo del viento,
era pequeña
de estatura,
la asustaban los truenos,
y las guerras
siempre estaba temiéndolas
de lejos,
desde antes
de la última ruptura
del Tratado suscrito
por todos los ministros de asuntos exteriores.

Recuerdo
que yo no comprendía.
El viento se llevaba
silbando
las hojas de los árboles,
y era como un alegre barrendero
que dejaba las niñas
despeinadas y enteras,
con las piernas desnudas e inocentes.

Por otra parte, el trueno
tronaba demasiado, era imposible
soportar sin horror esa estridencia,
aunque jamás ocurría nada luego:
la lluvia se encargaba de borrar
el dibujo violento del relámpago
y el arco iris ponía
un bucólico fin a tanto estrépito.

Llegó también la guerra un mal verano.
Llegó después la paz, tras un invierno
todavía peor. Esa vez, sin embargo,
no devolvió lo arrebatado el viento.
Ni la lluvia
pudo borrar las huellas de la sangre.
Perdido para siempre lo perdido,
atrás quedó definitivamente
muerto lo que fue muerto.

Por eso (y por más cosas)
recuerdo muchas veces a mi madre:

cuando el viento
se adueña de las calles de la noche,
y golpea las puertas, y huye, y deja
un rastro de cristales y de ramas
rotas, que al alba
la ciudad muestra desolada y lívida;

cuando el rayo
hiende el aire, y crepita,
y cae en tierra,
trazando surcos de carbón y fuego,
erizando los lomos de los gatos
y trastocando el norte de las brújulas;

y, sobre todo, cuando
la guerra ha comenzado,
lejos —nos dicen— y pequeña
—no hay por qué preocuparse—, cubriendo
de cadáveres mínimos distantes territorios,
de crímenes lejanos, de huérfanos pequeños…

Ángel González: Ciudad cero. Tratado de urbanismo (1967)

Versións:
Ángel González: Primera evocación; La palabra en el aire; 2003; Pista 13

lunes, 21 de enero de 2019

Besando la carretera

             830

               I
     Besando la carretera
hay una ventita blanca
y una mocita que cose
a la sombra de una parra.

     Posta del camino viejo
que a Madrid lleva las cartas
con seis mudas de caballos:
diligencia acelerada.

     Sierra Morena, la sierra
morena de las Españas,
que mora tiene las cumbres
porque mora tiene el alma.

               II
     Migueletes, Migueletes,
la pólvora está mojada.
Esa piedra no da chispas;
esa carabina es mala.

     Si sale Diego Corrientes
en mitad de aquellas jaras,
tendrá su pólvora seca
y su gente preparada.

     Pólvora negra, reseca,
de bandolero de raza.

               III
     Y el caballero maltrecho,
en su boca una mordaza,
las manos, tras los faldones
de su levita, amarradas,
sangraba por una herida
en la noche moteada.

     Heridas que cura el viento
cuando se las hace el alma,
entre una mano que cura
y unos ojos que la abrasan.

     Convalecía el caballero
a la sombra de la parra.

               IV
     Córdoba de los sultanes,
Córdoba mora y cristiana,
ya vieron tus arrabales
pasar a la mula blanca
y a la hija del ventero
con velos de desposada.

     A su lado, el caballero
con sus heridas curadas.

Fernando Villalón: Romances del 800 (1929)

Versións:
Calixto Sánchez: A la sombra de la parra (cantiñas)*; Andando el camino; 2007; Pista 5



*[A versión musical de Calixto Sánchez está precedida por unas coplas do propio intérprete e rematada con outras coplas populares.]

domingo, 20 de enero de 2019

Preguntas al azar

¿Dónde está mi país?
¿junto al río o al borde de la noche?
¿en un pasado del que no hay que hablar
o en el mejor de los agüeros?
¿dónde?
¿en la desolación de la memoria?
¿en el otoño de la gracia
o en el oasis de los quietos?
¿en los ahora libres calabozos
o en las celdas de fantasmas asiduos?
¿dónde está mi país?
¿en las manos abiertas y aprendices
o en los muñones del remordimiento?
¿simplemente en el sur?
¿en qué pronóstico o escape?
¿en qué repliegue del dolor?
¿lo llevo acaso en mí?
¿me espera en sueños?
¿en qué sueños?
¿dónde está mi país?
¿debajo de qué nube?
¿sobre cuántos despojos?
¿metido en qué fragores?
¿lindante con qué alivios?
¿rostro en qué piedra o ciénaga?
¿crepitando de enigmas?
¿incontable de amores?
¿asceta en qué triunfo?
¿pulso de qué candombe?
¿postergado en qué olvido?
¿dónde está mi país?
¿seré sordo a su viejo cuchicheo
o ciego ante el tizón de sus crepúsculos?
¿dónde está? ¿o estará?
¿en qué rincón o pedacito
de miedo poco ilustre?
¿en qué grito o clarín?
¿en qué alma o almario?
¿dónde?
¿en la atroz misericordia
o en la plena sustancia?
¿en qué muralla o huerto?
¿en qué alcurnia o tinglado?
¿en qué tango o campana?
¿dónde?
¿no cesaré jamás de preguntarlo?
¿nunca vendrá a mi encuentro?
y si viene
¿con quién?
¿dónde está mi país?
¿en qué destino o alucinación?
¿en qué nido de hornero?
¿o de víbora?
¿o de ángeles?
¿en qué altivez de faro tenue?
¿dónde?
¿en la frontera del teléfono?
¿en la parcela de la suspicacia?
¿socio de la quimera?
¿partido en dos?
¿o en tres?
¿callado?
¿dulce ya de alaridos?
¿extenuado de tránsitos?
¿dónde está mi país?
¿en el invierno?
¿en la casi agobiante
tensión de la esperanza?
¿en la alegre pesquisa de los niños?
¿en el clavel de la amnistía?
¿en las deudas de gulliver?
¿en las huellas del pánico?
¿está en los que no están?
¿en el montón de la penuria?
¿en los umbrales y fogones?
¿en el incandescente laconismo de Ibero?
¿en la muerte incurable de Zelmar?
¿en el enjambre que irrumpió en la calle?
¿en el felón impune?
¿dónde?
¿en el pan que amanece
pese a todo?
¿en la bondad endémica?
¿en el regreso de los nietos pródigos?
¿en los que vienen a morir en casa?
¿en los que nacen desvalidamente?
¿dónde?
¿dónde está mi país?
¿será que estuvo
está conmigo?
¿que viene y va conmigo?
¿que al fin llega conmigo
a mi país?

Mario Benedetti: Preguntas al azar (1986)

Versións:
Mario Benedetti e Daniel Viglietti: Preguntas al azar / Milonga de andar léjos*; A dos voces, Vol.2**; 1987; Cara A, Corte 2



Mario Benedetti e Daniel Viglietti: Preguntas al azar / Milonga de andar léjos*; A dos voces, Vol. I e II***; 1994; Pista 10

(Reedición da versión do disco A dos voces, Vol.2, do ano 1987.)



*[A versión musical está composta polo recitativo do poema Preguntas al azar, na voz de Mario Benedetti, intercalado polo tema musical Milonga de andar lejos de Daniel Viglietti.]
**[Grabado en vivo no "Cine 18 de Julio" de Montevideo, o 6 de Maio de 1985.]
***[Reedición en CD dos álbumes dos anos 1985 e 1987.]

sábado, 19 de enero de 2019

Otras canciones a Guiomar

A LA MANERA DE ABEL MARTÍN Y DE JUAN DE MAIRENA

                    I
     ¡Sólo tu figura,
como una centella blanca,
en mi noche oscura!
                    *
     ¡Y en la tersa arena,
cerca de la mar,
tu carne rosa y morena,
súbitamente, Guiomar!
                    *
     En el gris del muro,
cárcel y aposento,
y en un paisaje futuro
con sólo tu voz y el viento;
                    *
     en el nácar frío
de tu zarcillo en mi boca,
Guiomar, y en el calofrío
de una amanecida loca;
                    *
     asomada al malecón
que bate la mar de un sueño,
y bajo el arco del ceño
de mi vigilia a traición,
¡siempre tú!
                                        Guiomar, Guiomar,
mírame en ti castigado:
reo de haberte creado,
ya no te puedo olvidar.

                    II
     Todo amor es fantasía;
él inventa el año, el día,
la hora y su melodía;
inventa el amante y, más,
la amada. No prueba nada,
contra el amor, que la amada
no haya existido jamás.

                    III
     Escribiré en tu abanico:
te quiero para olvidarte,
para quererte te olvido.

                    IV
     Te abanicarás
con un madrigal que diga:
en amor el olvido pone la sal

                    V
     Te pintaré solitaria
en la urna imaginaria
de un daguerrotipo viejo
o en el fondo de un espejo,
viva y quieta,
olvidando a tu poeta

                    VI
     Y te enviaré mi canción:
“Se canta lo que se pierde”,
con un papagayo verde
que la diga en tu balcón

                    VII
     Que apenas si de amor el ascua humea
sabe el poeta que la voz engola
y, barato cantor, se pavonea
con su pesar o enluta su viola;
y que si amor da su destello, sola
la pura estrofa suena,
fuente de monte, anónima y serena.
Bajo el azul olvido, nada canta,
ni tu nombre ni el mío, el agua santa.
Sombra no tiene de su turbia escoria
limpio metal; el verso del poeta
lleva el ansia de amor que lo engendrara
como lleva el diamante sin memoria
—frío diamante— el fuego del planeta
trocado en luz, en una joya clara...

                    VIII
     Abre el rosal de la carroña horrible
su olvido en flor, y extraña mariposa,
jalde y carmín, de vuelo imprevisible,
salir se ve del fondo de una fosa.
Con el terror de víbora encelada,
junto al lagarto frío
con el absorto sapo en la azulada
libélula que vuela sobre el río,
con los montes de plomo y de ceniza,
sobre los rubios agros
que el sol de mayo hechiza.
se ha abierto un abanico de milagros
—el ángel del poema lo ha querido—
en la mano creadora del olvido...

Antonio Machado: De un cancionero apócrifo. Poesías completas (1928)

Versións:
Calixto Sánchez: Coplas a Guiomar (nanas); Antonio Machado. Retrato flamenco; 2001; Pista 6

viernes, 18 de enero de 2019

Pregón submarino

      ¡Tan bien como yo estaría
en una huerta del mar,
contigo, hortelana mía!

      En un carrito, tirado
por un salmón, ¡qué alegría
vender bajo el mar salado,
amor, tu mercadería!

      —¡Algas frescas de la mar,
algas, algas!

Rafael Alberti: Marinero en tierra (1925)

Versións:
Fernando Polavieja: Pregón submarino; Marinero en tierra. Fernando Polavieja canta a Rafael Alberti; 2008; Pista 9


*[Publicado orixinalmente na Revista de Occidente, en julio de 1925.]

jueves, 17 de enero de 2019

O vento díxome cousas

1

O vento díxome cousas
Que non atopo nos libros.

Resoaba a súa voz no mundo
Igual que un soño perdido.

E o mar buscaba unha aperta,
Buscaba un peito ou un niño,
E non atopaba nada
Senón penedos espidos.

Recordo que era Nadal
E eu bebía moito viño.

Estabamos todos xuntos,
Os anxos meus, os amigos…

O vento e o mar berraban
Coma cans adoecidos.

E nós calados, fumando,
Bebendo, mirando fixos,
Por se chegaba algún día
Un forasteiro ou escrito
Que nos dixese que existe
Máis alá de todo un brillo,
Un sol que non ten solpores,
Nin vacas tristes nin grilos.

Estabamos todos xuntos,
No meu silencio metidos,
Querendo que nos chegara
Algo estraño, de outro signo
Que nos sacara cal gando
E nos mostrara o camino
Para pacer herba nova
E choutar noutros eixidos.

Bernardino Graña: Poema do home que quixo vivir (1958)

Versións:
Astarot: O home que quixo vivir; Longa noite de pedra; 2005; Pista 4

Pregón

     ¡Vendo nubes de colores:
las redondas, coloradas,
para endulzar los calores!

     ¡Vendo los cirros morados
y rosas, las alboradas,
los crepúsculos dorados!

     ¡El amarillo lucero,
cogido a la verde rama
del celeste duraznero!

     ¡Vendo la nieve, la llama
y el canto del pregonero!

Rafael Alberti: El alba del alhelí (1927)

Versións:
Calixto Sánchez: Tangos*; De los Alcores a Granada; 1984; Cara A, Corte 2


*[A versión musical de Calixto Sánchez está precedida polos poemas El herido e La aurora va resbalando, da obra de Rafael Alberti: Marinero en tierra, do ano 1925.]

martes, 15 de enero de 2019

Mi vida es un erial

Rima LX

Mi vida es un erial,
flor que toco se deshoja;
que en mi camino fatal
alguien va sembrando el mal
para que yo lo recoja.

Gustavo Adolfo Bécquer: Rimas y Leyendas (1871)

Versións:
Calixto Sánchez: Malagueña; De la lírica al cante; 1996; Pista 2

Preciosa y el aire

      Su luna de pergamino
Preciosa tocando viene,
por un anfibio sendero
de cristales y laureles.
           
El silencio sin estrellas,
huyendo del sonsonete,
cae donde el mar bate y canta
su noche llena de peces.
           
En los picos de la sierra
los carabineros duermen
guardando las blancas torres
donde viven los ingleses.
Y los gitanos del agua
levantan por distraerse,
glorietas de caracolas
y ramas de pino verde.
           
 
                    *            
 
      Su luna de pergamino
Preciosa tocando viene.
Al verla se ha levantado
el viento, que nunca duerme.
San Cristobalón desnudo,
lleno de lenguas celestes,
mira a la niña tocando
una dulce gaita ausente.
           
 
      Niña, deja que levante
tu vestido para verte.
Abre en mis dedos antiguos
la rosa azul de tu vientre.
           
 
      Preciosa tira el pandero
y corre sin detenerse.
El viento-hombrón la persigue
con una espada caliente.
           
 
      Frunce su rumor el mar.
Los olivos palidecen.
Cantan las flautas de umbría
y el liso gong de la nieve.
           
 
      ¡Preciosa, corre, Preciosa,
que te coge el viento verde!
¡Preciosa, corre, Preciosa!
¡Míralo por donde viene!
           
Sátiro de estrellas bajas
con sus lenguas relucientes.
           
 
                    *            
 
      Preciosa, llena de miedo,
entra en la casa que tiene
más arriba de los pinos,
el cónsul de los ingleses.
           
 
      Asustados por los gritos
tres carabineros vienen,
sus negras capas ceñidas
y los gorros en las sienes.
           
 
      El inglés da a la gitana
un vaso de tibia leche,
y una copa de ginebra
que Preciosa no se bebe.
           
 
      Y mientras cuenta, llorando,
su aventura a aquella gente,
           
en las tejas de pizarra
el viento, furioso, muerde.
           
 
Federico García Lorca: Romancero gitano (1924-1927) (1928)

Versións:
Adolfo Celdrán: Preciosa y el aire; Jarmizaer, Jarmizaer; 2001; Pista 3



Vicente Pradal: Preciosa y el aire (Canción); Romancero gitano; 2004; Pista 11



*[Publicada orixinalmente na revista de poesía Litoral, nº1, Málaga, novembro de 1926.]

domingo, 13 de enero de 2019

Madre, venda usted la mula

Madre, venda usted la mula,
compraremos una jaca,
que yo tengo quien me fíe
en Gibraltar una carga.

Mis hermanas vestirían
de seda, como las damas;
usted, mantón de Manila
que los flecos le arrastraran.

Al sonar el cañonazo
estaría listo en la playa
con mis dos perros regalgos,
con mis cuerdas y mi enjalma.

Antes que apuntara el día,
subiendo Cuesta las Cabras,
y en cuatro jornadas justas,
entre Morón y Paradas,
que son tierras de campiña
en donde corre la plata.

Y con cuatro días de venta
y otros cuatro de jornada,
y en Benaoján de vuelta
y en el cinto veinte varas.

Fernando Villalón: Andalucía la baja (1926)

Versións:
Calixto Sánchez: Bulerías; De la lírica al cante; 1996; Pista 3

sábado, 12 de enero de 2019

Precio

Toda la vida estaba
en tus pálidos labios...
Toda la noche estaba
en mi trémulo vaso...

Y yo cerca de ti,
con el vino en la mano,
ni bebí ni bese...

Eso pude: Eso valgo.

Dulce María Loynaz: Versos (1920-1938) (1950)

Versións:
Amaury Pérez: Precio; Eternidad; 1999; Pista 7

viernes, 11 de enero de 2019

Campos de Soria

                    I
     Es la tierra de Soria árida y fría.
Por las colinas y las sierras calvas,
verdes pradillos, cerros cenicientos,
la primavera pasa
dejando entre las hierbas olorosas
sus diminutas margaritas blancas.
     La tierra no revive, el campo sueña.
Al empezar abril está nevada
la espalda del Moncayo;
el caminante lleva en su bufanda
envueltos cuello y boca, y los pastores
pasan cubiertos con sus luengas capas.

                    II
     Las tierras labrantías,
como retazos de estameñas pardas,
el huertecillo, el abejar, los trozos
de verde oscuro en que el merino pasta,
entre plomizos peñascales, siembran
el sueño alegre de infantil Arcadia.
En los chopos lejanos del camino,
parecen humear las yertas ramas
como un glauco vapor ?las nuevas hojas?
y en las quiebras de valles y barrancas
blanquean los zarzales florecidos,
y brotan las violetas perfumadas.

                    III
     Es el campo undulado, y los caminos
ya ocultan los viajeros que cabalgan
en pardos borriquillos,
ya al fondo de la tarde arrebolada
elevan las plebeyas figurillas,
que el lienzo de oro del ocaso manchan.
Mas si trepáis a un cerro y veis el campo
desde los picos donde habita el águila,
son tornasoles de carmín y acero,
llanos plomizos, lomas plateadas,
circuidos por montes de violeta,
con las cumbres de nieve sonrosado.

                    IV
     ¡Las figuras del campo sobre el cielo!
Dos lentos bueyes aran
en un alcor, cuando el otoño empieza,
y entre las negras testas doblegadas
bajo el pesado yugo,
pende un cesto de juncos y retama,
que es la cuna de un niño;
y tras la yunta marcha
un hombre que se inclina hacia la tierra,
y una mujer que en las abiertas zanjas
arroja la semilla.
Bajo una nube de carmín y llama,
en el oro fluido y verdinoso
del poniente, las sombras se agigantan.

                    V
     La nieve. En el mesón al campo abierto
se ve el hogar donde la leña humea
y la olla al hervir borbollonea.
El cierzo corre por el campo yerto,
alborotando en blancos torbellinos
la nieve silenciosa.
La nieve sobre el campo y los caminos,
cayendo está como sobre una fosa.
Un viejo acurrucado tiembla y tose
cerca del fuego; su mechón de lana
la vieja hila, y una niña cose
verde ribete a su estameña grana.
Padres los viejos son de un arriero
que caminó sobre la blanca tierra,
y una noche perdió ruta y sendero,
y se enterró en las nieves de la sierra.
En torno al fuego hay un lugar vacío
y en la frente del viejo, de hosco ceño,
como un tachón sombrío
—tal el golpe de un hacha sobre un leño—.
La vieja mira al campo, cual si oyera
pasos sobre la nieve. Nadie pasa.
Desierta la vecina carretera,
desierto el campo en torno de la casa.
La niña piensa que en los verdes prados
ha de correr con otras doncellitas
en los días azules y dorados,
cuando crecen las blancas margaritas.

                    VI
     ¡Soria fría, Soria pura, 
cabeza de Extremadura, 
con su castillo guerrero 
arruinado, sobre el Duero; 
con sus murallas roídas 
y sus casas denegridas!
     ¡Muerta ciudad de señores 
soldados o cazadores; 
de portales con escudos 
de cien linajes hidalgos, 
y de famélicos galgos, 
de galgos flacos y agudos, 
que pululan 
por las sórdidas callejas, 
y a la medianoche ululan, 
cuando graznan las cornejas!
     ¡Soria fría! La campana 
de la Audiencia da la una. 
Soria, ciudad castellana 
¡tan bella! bajo la luna.

                    VII
     ¡Colinas plateadas,
grises alcores, cárdenas roquedas
por donde traza el Duero
su curva de ballesta
en torno a Soria, obscuros encinares,
ariscos pedregales, calvas sierras,
caminos blancos y álamos del río,
tardes de Soria, mística y guerrera,
hoy siento por vosotros, en el fondo
del corazón, tristeza,
tristeza que es amor! ¡Campos de Soria
donde parece que las rocas sueñan,
conmigo vais! ¡Colinas plateadas,
grises alcores, cárdenas roquedas!...

                    VIII
     He vuelto a ver los álamos dorados,
álamos del camino en la ribera
del Duero, entre San Polo y San Saturio,
tras las murallas viejas
de Soria —barbacana
hacia Aragón, en castellana tierra—.
     Estos chopos del río, que acompañan
con el sonido de sus hojas secas
el son del agua, cuando el viento sopla,
tienen en sus cortezas
grabadas iniciales que son nombres
de enamorados, cifras que son fechas.
¡Álamos del amor que ayer tuvisteis
de ruiseñores vuestras ramas llenas;
álamos que seréis mañana liras
del viento perfumado en primavera;
álamos del amor cerca del agua
que corre y pasa y sueña,
álamos de las márgenes del Duero,
conmigo vais, mi corazón os lleva!

                    IX
     ¡Oh, sí! Conmigo vais, campos de Soria,
tardes tranquilas, montes de violeta,
alamedas del río, verde sueño
del suelo gris y de la parda tierra,
agria melancolía
de la ciudad decrépita.
Me habéis llegado al alma,
¿o acaso estabais en el fondo de ella?
¡Gentes del alto llano numantino
que a Dios guardáis como cristianas viejas,
que el sol de España os llene
de alegría, de luz y de riqueza!

Antonio Machado: Campos de Castilla (1912)

Versións:
Calixto Sánchez: Campos de Soria (romance); Antonio Machado. Retrato flamenco; 2001; Pista 3

jueves, 10 de enero de 2019

Praia en calma

Unha ola
mol e fonda
forte e donda
como o mar.

Unha leda
roda de auga
como seda
no areal.

Gota a gota
pola area
loce e bela
co pai sol.

E na noite
loce estrana
coa nai lúa
no luar.

Coa marea
pula e zoa
trae á terra
brisa e sal.

Mais na beira
hai unha fada
que pon calma
ó ben calar.

Bernardino Graña: X Festival da Poesía do Condado* (1990)

Versións:
Suso Vaamonde: Praia en calma; Rapazas, rapaces e rapazadas; 1997; CD2, Pista 3



*[VVAA: Escolma Poética. X Festival da Poesía do Condado; Salvaterra do Miño, setembro 1990; Salvaterra: SCD Condado; 2011; www.poesiagalega.org]