martes, 10 de mayo de 2022

Son a suma total

Son a suma total
daquel que foi medindo
a pegada aquela que non digo,
pegada que soia se puxo o seu nome.
Son resta da esperanza —diferencia quedou—.
Multiplicada xa nacín,
pra que dividirme agora?

San, enteira voume indo,
san, enteira vou quedando,
o paso xa me cederon,
inda que o camiño se vira,
vaise virando en duro,
as pegadas ben se ven
vense volcar nas penas,
liman os picos dos montes,
raxan a cume i o mar,
raxan as alturas todas,
raxan a néboa,
raxan o sol,
ráxanse todas nunha,
esta cínguese
vaise cinguindo.
Terra, alma dona!
Pegada que soia
se puxo o seu nome.

María Mariño: Verba que comenza (1990)

Versións:

Manoele de Felisa: Son a suma total; De Felisa a María Mariño; 2007; Pista 10




Flor Maceiras: Son a suma total; As voces de María Mariño (VVAA); 2007; Pista 6

jueves, 5 de mayo de 2022

No Líbano nom hai cedros do Líbano

No Líbano nom hai cedros do Líbano.
Hai-nos nalguns versículos
da Bíblia. Hai-nos nos parques

de inúmeras ciudades de Ocidente.

Mas no Líbano, nom. Ao menos
na cordilheira homónima. Talvez
os esgotassem
os agentes
de Hiram, rei de Tiro,
que se comprometeu
a enviar materiais a Salomom
para a construçom do Templo.
E em jangadas, até Jope,
polo mar forom os madeiros
transportados polos fenícios.
E Salomom encarregou aos seus servos
de transportá-los dali a Jerusalém.
E Hiram, rei de Tiro, enviou
a Salomom um arquitecto, Huran-Abi,
cujo pai era natural de Tiro
e a sua mai umha mulher da tribo
de Dan; e já servirá ao Rei David.

Obedecendo ordens, lenhadores
fenícios derrubarom
cedros
a eito; mas
nom creio que o rei
Hiram fosse
tam insensato que arruinasse
a sua riqueza forestal.


Mais bem deveu de ser na escura noite
medieval
—bizantinos e cruzados,
árabes e mogóis— cando a orgulhosa
árvore da sua terra desertou.

Permaneceu a denominaçom
de origem. A gramática histórica
prevaleceu sobre a semántica
sincrónica. A história tiraniza-nos.
O passado agrilhoa-nos.
As cousas mudam, as palabras ficam.
Palavras enganosas, fantasmas
lexicamente vestem-nos. O tempo
trocou em falsos os nomes verdadeiros.
A superestrutura
lingüística pseudomorfosifica
a realidade. Preguiceira língua
que nom pode seguir
a evoluçom das cousas de pés ágeis.

Muitas vezes espectros sem sentido
—porque o rato do tempo
lhes rilhou a substância—
obrigam-nos a guerrear.
E a história é um combate de mortos.
As bandeiras que à morte nos conduzem,
hai tempo que perderom a memoria
do povo que simbolizavam.
Como o astrónomo capta a luz de estrelas
longo tempo apagadas no Universo,
assi as nossas ferozes
contendas por ideais ou tesouros,
som luitas por palabras
que já nom significam
o que significarom.

No Líbano nom hai cedros do Líbano.
Mentimos ao falarmos. Batalhamos
por damas que deixarom de estar vivas,
por pátrias que trocarom os seus mapas,
por riquezas que som papel moeda
sem reservas en ouro
nem trigo nem metal nem grao
algum
que podam garantir
umha troca vital.


Espectros administram-nos
e palavras vazias
formam o nosso código
de falsas locuçons,
o nosso dicionário de imposturas.

No Líbano nom hai cedros do Líbano.
Nom existe o presente.
O pasado
rege-nos, a anacrónica
sombra do que já foi, mas já nom é.

Nom hai cedros do Líbano no Líbano.
Empregamos a fala
de Salomom nos tempos de Shamir.

Ricardo Carballo Calero: Reticências (1986-1989) (1990)

Versións:

As Efémeras: No Líbano nom hai cedros do Líbano; Musicando Carvalho Calero (VVAA)*; 2020; Pista 47



*[Concurso musical organizado pola AGAL (Associaçom Galega da Língua) en colaboración coa CRTVG e a Consellería de Cultura da Xunta de Galicia, para conmemorar o ano das Letras Galegas 2020, adicado a Ricardo Carballo Calero.]

martes, 3 de mayo de 2022

Somos os pacifistas

Somos os pacifistas,
que andamos dando guerra.

Somos as feministas,
que vestimos de home.

Somos os poetas eróticos,
impotentes no tálamo nupcial.

Somos os sacerdotes,
que nom cremos em Deus.

Somos os comunistas,
mui zelosos da nossa propiedade privada.

Somos os homes —e as mulheres—. Inumanos,
como cumpre à nossa humana condiçom.

Se os nossos nomes e as nossas condutas
nom foram como som contradiçom,
só seríamos sombras.

Mas somos realidades, e por isso
somos assí, contrários do que somos.

Ricardo Carballo Calero: Reticências (1986-1989) (1990)

Versións:

De catro a catro: Somos os pacifistas; Musicando Carvalho Calero* (VVAA); 2020; Pista 29




Faneca: Somos assi; Musicando Carvalho Calero* (VVAA); 2020; Pista 33




Eunice Quartet: Somos; Musicando Carvalho Calero* (VVAA); 2020; Pista 58




Carlos Marca Fernández-Novo: Contradiçom; Musicando Carvalho Calero* (VVAA); 2020; Pista 79



*[Concurso musical organizado pola AGAL (Associaçom Galega da Língua) en colaboración coa CRTVG e a Consellería de Cultura da Xunta de Galicia, para conmemorar o ano das Letras Galegas 2020, adicado a Ricardo Carballo Calero.]

Muchacha campesina

Hundida entre maizales
a doble filo armados,
arqueada en el maní
de verdores rastreros,
andrógina en tu ropa
de varón y de hembra
muchacha campesina,
liviano panadero.

El rostro se te hizo
a viento y madrugada,
enero agrió limones
en tus mejillas nuevas
y el baile de tu paso
se endureció en los zuecos,
como tus manos palas
dando vuelta la tierra.

Un pajilla ruinoso
sobre la mata arisca,
los viejos pantalones
sobre la gris pollera,
partida por el eje
de tus riñones rotos
y los ojos caídos
en un lugar cualquiera.

Muchacha campesina,
verdadera muchacha,
no la mentida rosa
del pago o la calandria,
no la mentida rosa
del pago o la calandria.

Promiscua, desclasada
por un tiempo en hectáreas,
perdida en un delirio
de girasoles de oro,
cuando tus senos alcen
apenas la camisa
te harán madre, aunque sigas
siendo niña, en el fondo.

Aparejada al hombre
en áridas cosechas,
el amor de tu cuerpo
se da en puro contacto
y en la “fiesta del pobre”
sucederán los hijos,
los que mañana mismo
pueden todo cambiarlo.

Washington Benavides: Tanta vida en cuatro versos (un cancionero) (2013)

Versións:

Alfredo Zitarrosa: Muchacha campesina; Zitarrosa 74; 1974; Lado B, Corte 4




Alfredo Zitarrosa: Muchacha campesina; Zitarrosa 74; 1991; Pista 9

(Reedición da versión do disco Zitarrosa 74, do ano 1974.)


Alfredo Zitarrosa: Muchacha campesina; Antología (1936-1989), Vol.3; 1994; Pista 8

(Reedición da versión do disco Zitarrosa 74, do ano 1974.)


Alfredo Zitarrosa: Muchacha campesina; Los esenciales; 2004; Pista 18

(Reedición da versión do disco Zitarrosa 74, do ano 1974.)

miércoles, 27 de abril de 2022

Sombrero, abrigo, guantes

Enfrente a la Comedia Francesa, está el Café
de la Regencia; en él hay una pieza
recóndita, con una butaca y una mesa.
Cuando entro, el polvo inmóvil se ha puesto ya de pie.

Entre mis labios hechos de jebe, la pavesa
de un cigarrillo humea, y en el humo se ve
dos humos intensivos, el tórax del Café,
y en el tórax, un óxido profundo de tristeza.

Importa que el otoño se injerte en los otoños,
importa que el otoño se integre de retoños,
la nube, de semestres; de pómulos, la arruga.

Importa oler a loco postulando
¡qué cálida es la nieve, qué fugaz la tortuga,
el cómo qué sencillo, qué fulminante el cuándo!

César Vallejo: Poemas humanos (1939)

Versións:

Noel Nicola: Sombrero, abrigo y guantes; Canta a César Vallejo; 1986; Pista 3

martes, 26 de abril de 2022

Morazán (1842)

                    XXXI

Alta es la noche y Morazán vigila.
Es hoy, ayer, mañana? Tú lo sabes.

Cinta central, américa angostura
que los golpes azules de dos mares
fueron haciendo, levantando en vilo
cordilleras y plumas de esmeralda:
territorio, unidad, delgada diosa
nacida en el combate de la espuma.


Te desmoronan hijos y gusanos,
se extienden sobre ti las alimañas
y una tenaza te arrebata el sueño
y un puñal con tu sangre te salpica
mientras se despedaza tu estandarte.

Alta es la noche y Morazán vigila.

Ya viene el tigre enarbolando un hacha.
Vienen a devorarte las entrañas.
Vienen a dividir la estrella.
                                           Vienen,
pequeña América olorosa,
a clavarte en la cruz, a desollarte,
a tumbar el metal de tu bandera.

Alta es la noche y Morazán vigila.

Invasores llenaron tu morada.
Y te partieron como fruta muerta,
y otros sellaron sobre tus espaldas
los dientes de una estirpe sanguinaria,
y otros te saquearon en los puertos
cargando sangre sobre tus dolores.

Es hoy, ayer, mañana? Tú lo sabes.

Hermanos, amanece. (Y Morazán vigila.)

Pablo Neruda: IV. Los Libertadores. Canto General (1950)

Versións:

Mario Lorca e Aparcoa: Área Caribe: Amarilis; Canto General; 1971; LP1, Lado 2, Corte 11

Sombras de Compostela

Doces e vellas putas da grave Compostela
Naquela casa humilde do barrio do Pombal
Co tellado cuberto de xeada e de estrelas,
Vernizado coas sombras longas da catedral.

Sentadas na cociña, á luz cega das velas,
Destapaban botellas dun barato champagne
E, entre tantas cancións, escollían aquelas
Que falan deses tempos que xa non volveran.

Sóubenme tripulante no buque da habanera
(Aforcadas nas torres, as convictas campás
Non darían as horas da nova primavera)
Por querer marchar lonxe e non volver xamais.

Unha hipócrita lúa, insomne sentinela,
Espellaba consignas de prata nas ventás
E xemían os ventos ó vagar polas ruelas
Como as almas en pena de impíos cardeais.

Algún de nos xuraba que elas foran fermosas,
Buscando na nostalxia o arrecendo carnal
Dunha noite tunante, pois coidaba que as rosas
Murchas ainda recenden se non fixeron mal.

Ninguén buscaba amores, ninguén buscaba rosas:
Nas tebras nunca poden as rosas abrollar.
O ceo nihilista pesaba como lousa
Nas almas, e movela era cuestión de azar.

Pacíficas avoas, putas de Compostela,
Propietarias de cátedras sabias, sentimentais,
Non conseguín pintarvos nunha estraña novela
Onde queimei as miñas naves xeracionais,

Por iso veño agora pagarvos unha débeda,
Desandando os camiños dunha noite invernal,
Collendo polas rúas deshabitadas, bébedas,
E guiando os meus pasos por un negro fanal.

Non son ese mariño que regresa do mar
Nalgún buque fantasma que trae rotas as velas,
Pero abrídeme a porta se me oídes petar,
Doces e vellas putas da morta Compostela.

Ramiro Fonte: Gabinete de estampas. A rocha dos proscritos [Poemas complementarios, 1994-2004] (2005)

Versións:

Víctor Aneiros: Sombras de Compostela; Brétemas da memoria; 2010; Pista 9

sábado, 23 de abril de 2022

Milonga del cordobés

Porque soy hombre sin vicio,
yo pertenezco a los indios
del general Aparicio.

No quiso que a su país,
los doctores y malandras,
encaramados arriba,
a los de abajo robaran.

Entre ávidos y logreros,
su lema fue por la patria
y, cuando ensilló caballo
y llamó a la paisanada,
no fue por altanería
de poncho blanco en vanguardia.

Vio morir a sus hermanos,
supo lo que le esperaba,
con la claridad serena
de sus ojos y su barba.

Fue como Florencio dijo,
al retratarlo en sus cartas,
mucho coraje y astucia,
habilidad, suspicacia,
o fue el sentido común,
el pisar la tierra ancha,
queriéndola sin dobleces,
visto por Javier de Viana.

Entre ávidos y logreros,
su lema fue por la patria;
como siempre hay desertores,
vos dijiste, es la cáscara
que se va, el cerno queda
e hiciste punta en la marcha.

Mas desde la Tricolor
te iba buscando una bala
y te encontró en Masoller,
agonizó la Patriada.

Águilas del Cordobés,
acosados por malandras,
quién no volverá los ojos
a tu blasón por la patria.

Porque soy hombre sin vicio,
yo pertenezco a los indios
del general Aparicio.

Washington Benavides: Las milongas y otras canciones (1989)

Versións:

Alfredo Zitarrosa: Milonga del cordobés; Desde Tacuarembó; 1975; Lado 1, Corte 5




Alfredo Zitarrosa: Milonga del cordobés; Desde Tacuarembó; 1984; Lado 1, Corte 5

(Reedición da versión do disco Desde Tacuarembó, do ano 1975.)


Alfredo Zitarrosa: Milonga del cordobés; 14 temas inéditos; 1997; Pista 8

(Remasterización da versión do disco Desde Tacuarembó, do ano 1975.)


Alfredo Zitarrosa: Milonga del cordobés; Desde Tacuarembó; 1998; Pista 5

(Remasterización da versión do disco Desde Tacuarembó, do ano 1975.)

jueves, 21 de abril de 2022

Sombra en presencia pura

                            A Aquilino Iglesia Alvariño

Sombra en presencia pura:
ár en ágoa parado.
Olla cal nace en coiros vivos
escoitándose.
Toda ela é invención das cousas:
tres espellos xustos
e tres ecuridades,
nubre, sombra.

Álvaro Cunqueiro: Mar ao norde (1932)

Versións:

César Morán: Sombra en presenza pura; Haberá primavera; 2011; Pista 6

Milonga del alma IV

Si el alma duele, el alma es la materia,
la dolida materia de ser hombre.
El alma brota como en la miseria
del basural, la roja flor sin nombre.

Y el alma duele y sangra y es violencia
de nacimiento de niño transido,
pero otras veces es la transparencia,
una razón de amor contra el olvido.

No la busques en sueños porque pisa
la misma tierra que tu pie sostiene,
y es misteriosa como una sonrisa
que cuando estamos para el llanto viene.

El alma está en el cuerpo, es cuerpo vivo,
es la sangre purísima en su arteria,
el aceite de paz que da el olivo;
si alma duele, el alma es la materia.

Washington Benavides: Tanta vida en cuatro versos (un cancionero) (2013)

Versións:

Alfredo Zitarrosa e Héctor Numa Moraes: Milonga del alma IV*; Sobre pájaros y almas; 1989; Lado B, Corte 5



*[A versión musical de Alfredo Zitarrosa e Héctor Numa Moraes comeza e remata co recitativo de dous fragmentos do conto Su Alma, de Alfredo Zitarrosa, incluido neste mesmo traballo discográfico.]

martes, 19 de abril de 2022

Somalia

Hai uns días boteime á rúa.
Un adolescente xogaba cun colar.
Levaba os intestinos ao pescozo.

Lino Braxe: A caricia da serpe (1999)

Versións:

A caricia da serpe: Somalia – O desfiladeiro das bestas*; A caricia da serpe; 2005; Pista 1



*[O recitativo deste poema, na voz de Lino Braxe, está seguido pola musicalización do poema O desfiladeiro das bestas, da obra de Lino Braxe: A caricia da serpe, do ano 1999.]

martes, 12 de abril de 2022

Año nuevo

Año nuevo que traerás
p’al pobre que nada espera,
cambiará la suerte overa
sólo porque vos llegás.
Pa’ mí serás uno más
en la tarja de mi vida
y te doy la bienvenida
al saber que a tu llegada
me acercas a la largada
de la última partida.

Yo nada espero de ti
ya seas bueno o fatal,
porque sé que el bien y el mal
están adentro de mí.
pero no importa, seguí,
mentinos felicidad,
creemos por necesidad
que va a ser linda la vida
y una mentira creída
es mejor que una verdad.

Año nuevo que enancada
traes una nueva ilusión
pa’l tonto del corazón
que no debe esperar nada.
Al festejar tu legada
aislándome pa’ sismear
hasta me has hecho cantar
y me he alegrao más con esto
que si fueras pretexto
pa’ comer o pa’ chupar.

Alma mía que sentiste
ansina como un renuevo,
al solearte el año nuevo
los guiñapos con que vistes.
Alma que olvidas los tristes
años de penurias llenos
y que estás como de estreno
decime qué festejás,
si el peso de un año más
o el alivio de uno menos.

Guillermo Cuadri: Entre Vulcano y las musas* (1979)

Versións:

Amalia de la Vega: Año nuevo; Navidad folklórica (VVAA); 1964; Cara B, Corte 2




Amalia de la Vega: Año nuevo; Poetas nativistas orientales; 1982; Lado 2, Corte 1

(Reedición da versión do disco Navidad folklórica, do ano 1964.)


María Amelia Parra: Año nuevo; A mi viejo; 2001; Pista 1



*[Guillermo Cuadri: Entre Vulcano y las musas (biografía y obra inédita de Guillermo Cuadri); Compilación de Waldemar M. Cuadri; Edit. Artecolor; Minas, 1979.]

jueves, 7 de abril de 2022

Sol-por

Acorado e roibo
durmíase o día,
coa testa deitada
no colo da ría.

As campás beatas
no ceo bulían
rezando rosarios
á Virxen María.

Bogando nas nubens
cara ó ceo ían
envoltas nos ouros
do sol que morría.

Polo mar, as velas
eran folerpiñas,
que da lua aberta
nas ágoas caíran.

Da veira do río,
chegaban cantigas,
choutando nas leiras
molladas de risas.

Preto do hourizonte,
estrelas obrizas
frotaban os ollos
tirando a perguiza.

E bicando os lonxes
as foulas ispidas
o alen nevaban
de limpas surrisas.

Un outo aturuxo
voando fuxía.
E os bosques lonxanos
noite revertían.

Luis Amado Carballo: Proel (1927)

Versións:

Víctor Aneiros: Solpor; Heroe secreto; 2008; Pista 5

miércoles, 6 de abril de 2022

Milonga del alma III

De la frágil materia del olvido,
pétalo a pétalo te alcé, ilusoria,
tan hondo para amar, tan resentido,
que vuelvo el rostro a toda mi memoria.

Pero no quiero en esta mala gana,
verte como a una Alicia en el espejo,
inalcanzable mancha de una plana,
cuando era niño, cuando no era viejo.

La memoria es amante que requiere
un tiempo que no puede ser el mío;
no puedo ser el silbo de lo umbrío,
yo soy el cazador, soy el que hiere.

Jacarandoso árbol de la flor,
que pone azul a toda la plazuela
y que te vio guardándote mi amor,
como a fruto robado, una chicuela.

Y yo, que duermo a veces en el seno
de una bebida con calor de madre
—qué digo, no, tan sólo de comadre—,
amo el valor del que cayó en el cieno.

El amor que blasfema,
atado como un perro a dura estaca
y aleja del costado del poema,
una visión pueril de toma y daca.

El alma tan mentida,
el tiempo frívolo de sacrosanto
viernes de pasión vestido;
la irresponsable llama de la vida
en el pábilo negro de mi canto,
y ese señor olvido, que no olvida,
y ese señor espanto.

Washington Benavides: Tanta vida en cuatro versos (un cancionero) (2013)

Versións:

Alfredo Zitarrosa: Milonga del alma III*; Sobre pájaros y almas; 1989; Lado B, Corte 4



*[A versión musical de Alfredo Zitarrosa comeza co recitativo dun fragmento do conto Su Alma, de Alfredo Zitarrosa, incluido neste mesmo traballo discográfico.]

martes, 5 de abril de 2022

Sólo se que estoy en mí

Sólo sé que estoy en mí
y nunca sabré quién soy,
tampoco sé adónde voy
ni hasta cuándo estaré aquí.

Vestido con vida o muerte
o desnudo sin morir,
en los muros de este fuerte
castillo de mi vivir,


o libre por los confines
sepulcrales de los cielos,
desgarrando grises velos,
ignorante de mis fines,

no sé qué cárcel espera
ni la libertad que ansío,
ni a qué sueño dará el río
de mi vida cuando muera.


Manuel Altolaguirre: Las islas invitadas (1936)

Versións:

Alfredo Arrebola: Nunca sabré quien soy (cantes de Juan Breva); Luna del 27 “En cante jondo”; 1998; Pista 3

domingo, 3 de abril de 2022

Menina

Menina dos olhos verdes
me da mate pra beber,
não é sede, não é nada,
é vontade de te ver.

Afuera la resolana,
un grillo y su cascabel,
el algarrobal armado,
yo sólo desensillé.

Campos grises de marcela
con su tala y su esquivez,
todo temblaba en el aire
como de fiebre o de sed.

Pasó la sombra de un cuervo
y casi me santigüé;
vi la casa, su arboleda,
me orienté.

Afuera la resolana
y el rezongo de un lebrel;
ella me miró de frente
como preguntándome.

Puso un canto de roldana,
una tinaja en la piel,
cuiá de plata labrada,
un aroma de clavel.

Era ya de tardecita
cuando ensillé.
Me fui lejos de esas casas,
me fui pero me quedé.

Washington Benavides: Las milongas (1973)

Versións:

Carlos Benavides: Menina; Soy del campo; 1974; Lado 1, Corte 4




Santiago Chalar: Menina; Rumbeador; 1977; Lado 1, Corte 4




Alfredo Zitarrosa: Menina; Zitarrosa siempre: Los inéditos; 1995; Pista 2




Santiago Chalar: Menina; Lo mejor de Santiago Chalar, Vol.II; 2005; Pista 9

(Reedición da versión do disco Rumbeador, do ano 1977.)

sábado, 2 de abril de 2022

Sólo de lo negado canta el hombre

    Sólo de lo negado canta el hombre,
          sólo de lo perdido,
          sólo de la añoranza,
          siempre de lo mismo.

      Cuando cerró para siempre el huerto
          la cancela de espinos,
entonces inventó la queja de la lira,
          la flauta del suspiro.

        Y desde entonces sólo canta
          en su torre el cautivo,
          a su rueca la esclava,
        el desterrado en el navío.

        De la jaula (aletea y sangra)
        el pájaro desconocido;
          salir quiere y no puede:
            su jaula es él mismo.

        Y por eso el minero canta,
          por un sol de oro limpio;
        canta el pobre, la pena canta;
                  no canta el rico.

        Entre las piernas de la amiga,
          vida busca el amigo,
        y se encuentra con un tesoro,
          de verdes ojos fríos.

        Y así es como canta el hombre
          por su niño antiguo,
        y la boca, sin pan y sin besos,
          y el cielo vacío:

    siempre de la añoranza, de lo negado,
            de lo perdido;
        siempre de lo de otro,
          nunca de lo mío.

Agustín García Calvo: Canciones y soliloquios (1976)

Versións:

Chicho Sánchez Ferlosio: Sólo de lo negado canta el hombre; Concierto Canciones y Soliloquios. Teatro español de Madrid; 1982; Pista 2




Amancio Prada: Sólo de lo negado; Canciones y soliloquios; 1983; Pista 1




Amancio Prada: Sólo de lo negado canta el hombre; Concierto: El cantar tiene sentido; Claustro de San Benito de Valladolid; Julio 2007;




Amancio Prada: Sólo de lo negado; Zamora*; 2007; Pista 10

(Directo semellante ao Concierto: El cantar tiene sentido, do ano 2007.)


Amancio Prada: Sólo de lo negado; Canciones de Agustín García Calvo. Libre te quiero; 2013; Pista 3

(Reedición da versión do disco Zamora, do ano 2007.)



*[Concerto conmemorativo do IVº Centenario do Teatro Principal de Zamora. 7 de Octubre de 2006. Zamora.]

jueves, 31 de marzo de 2022

Nadadora

Mis brazos:
los remos.

La quilla:
mi cuerpo.
Timón:
mi pensamiento.

(Si fuera sirena,
mis cantos
serían mis versos.)

Concha Méndez: Inquietudes (1926)

Versións:

Sheila Blanco: Nadadora; Cantando a las poetas del 27 (bandcamp); 2020; Pista 3

martes, 29 de marzo de 2022

Solo de flauta

La flauta gemía
su melancolía.
La flauta decía
no hay pena tan grande cual la pena mía.

La flauta gemía
su melancolía.
La flauta decía:
si lloro, mi llanto parece el estruendo de loca alegría…

La flauta gemía
su melancolía.
La flauta decía:
si canto, mi canto parece suspiro de cruel agonía…

La flauta gemía
su melancolía.
La flauta decía:
no hay pena tan grande cual la pena mía.

Yo soy cual la flauta que ritma con ritmo sonoro
su fino y sonoro quebranto:
si canto, parece que lloro;
si lloro, parece que canto…

Nicolás Guillén: Cerebro y corazón (1922) (1965)*

Versións:

Pablo Milanés: Solo de flauta; Canta a Nicolás Guillén; 1975; Lado A, Corte 2




Ana María García e Hugo Cuevas-Mohr: Parece que canto; Poesía necesaria; 2005; Pista 12



*[O poemario aparece recollido, por vez primeira, en Ángel Augier: Nicolás Guillén, notas para un estudio biográfico crítico; 2ªedic., 1965.]

lunes, 28 de marzo de 2022

Mate amargo

Mate amargo que naciste
en la rueda de un fogón,
derramando tradición
entre un estilo y un triste.
Mate amargo que trajiste
entre tu yerba sabrosa
la suavidad primorosa
de una mano de mujer
y el embrujo de un querer
con que te cebó una moza.

Sos el amigo sincero
con quien a solas proseando
pasás las horas rodando
en un galope ligero.
Sos sereno consejero
que escuchamos con halago,
y entre un trago y otro trago
mientras la pava se queja,
nos hablás de cosas viejas,
de la querencia y el pago.

El más bravo se arrocina
al paladear tu amargura,
sos sabroso como achura
y querendón como china.
Sos alma de la cocina
que alegra reunión sencilla,
y mientras la llama brilla
vos vas con tierno embeleso
como si fueras un beso
aleteando en la bombilla.

Y cuando ya galopeao
como pájaro sin pluma,
el agua no forma espuma
y estás del todo lavao,
tenés siempre algún costao
pa’ que’l hombre te aproveche,
te da vuelta, y sin que t’eche
yerba, quedás de primera.
Sos como vaca mañera
que sabe esconder la leche.

Tabaré Regules: Mate amargo: versos criollos (1956)

Versións:

Amalia de la Vega: Mate amargo; Mate amargo; 1963; Lado 1, Corte 1




Amalia de la Vega: Mate amargo; Amalia la nuestra; 1975; Lado 2, Corte 5

(Reedición da versión do disco Mate amargo, do ano 1963.)


Carlos Alberto Rodríguez: Mate amargo; A los amigos del alma; 2004; Pista 8




Amalia de la Vega: Mate amargo; Lo que quisiera tener; 2006; Pista 1

(Remasterización da versión do disco Mate amargo, do ano 1963.)


María Amelia Parra: Mate amargo; Huella sin huella; 2009;




Verónica Muñoz: Mate amargo; Milonguita, flor del alba; 2015; Pista 8




Jose Damiani e Eduardo Larbanois: Mate amargo; Viviendo hoy; 2019; Pista 3




Gustavo Catrihual: Mate amargo; Tierra querida; 2019; Pista 3

domingo, 27 de marzo de 2022

Solía escribir con su dedo grande en el aire

Solía escribir con su dedo grande en el aire:
«¡Viban los compañeros! Pedro Rojas»,
de Miranda del Ebro, padre y hombre,
marido y hombre, ferroviario y hombre,
padre y más hombre. Pedro y sus dos muertes.

Papel de viento, lo han matado: ¡pasa!
Pluma de carne, lo han matado: ¡pasa!
¡Abisa a todos los compañeros pronto!

Palo en el que han colgado su madero,
lo han matado;
¡lo han matado al pie de su dedo grande!
¡Han matado, a la vez, a Pedro, a Rojas!

¡Viban los compañeros
a la cabecera de su aire escrito!
¡Viban con esta b del buitre en las entrañas
de Pedro
y de Rojas, del héroe y del mártir!

Registrándole, muerto, sorprendiéronle
en su cuerpo un gran cuerpo, para
el alma del mundo,
y en la chaqueta una cuchara muerta.
Pedro también solía comer
entre las criaturas de su carne, asear, pintar
la mesa y vivir dulcemente
en representación de todo el mundo.
Y esta cuchara anduvo en su chaqueta,
despierto o bien cuando dormía, siempre,
cuchara muerta viva, ella y sus símbolos.
¡Abisa a todos los compañeros pronto!
¡Viban los compañeros al pie de esta cuchara para siempre!

Lo han matado, obligándole a morir
a Pedro, a Rojas, al obrero, al hombre, a aquel
que nació muy niñín, mirando al cielo.
y que luego creció, se puso rojo
y luchó con sus células, sus nos, sus todavía, sus hambres, sus pedazos.
Lo han matado suavemente
entre el cabello de su mujer, la Juana Vázquez,
a la hora del fuego, al año del balazo
y cuando andaba cerca ya de todo.

Pedro Rojas, así, después de muerto
se levantó, besó su catafalco ensangrentado,
lloró por España
y volvió a escribir con el dedo en el aire:
«¡Viban los compañeros! Pedro Rojas».

Su cadáver estaba lleno de mundo.

César Vallejo: España, aparta de mí este cáliz (1937)

Versións:

Daniel Viglietti: Pedro Rojas; Canciones para el hombre nuevo; 1967; Lado B, Corte 11




Daniel Viglietti: Pedro Rojas; Canciones para mi América; 1968; Cara B, Corte 11

(Reedición da versión do disco Canciones para el hombre nuevo, do ano 1967.)

sábado, 26 de marzo de 2022

Mas este coraçom aprende pouco

Mas este coraçom aprende pouco,
como nom seja a registrar loucuras;
nom a prevê-las e evitá-las. Duras
fidelidades de um notário louco.

A latejar calhado num salouco,
jazes caído em brêtemas escuras,
e vês da tua história as singraduras;
mas sem poder erguer-te do cabouco.

Um de ti espectador diáfanamente
espelha os trancos que te conduzirom
a cair nesta foja torpemente.

Outro reitera os dias que fugirom.
Entre cego caminhas e vidente.
Mas nada aprendes do que os olhos virom.

Ricardo Carballo Calero: Cantigas de amigo e outros poemas (1980-1985) (1986)

Versións:

Bitter Cans: Nada aprendes; Musicando Carvalho Calero* (VVAA); 2020; Pista 13



*[Concurso musical organizado pola AGAL (Associaçom Galega da Língua) en colaboración coa CRTVG e a Consellería de Cultura da Xunta de Galicia, para conmemorar o ano das Letras Galegas 2020, adicado a Ricardo Carballo Calero.]