jueves, 5 de diciembre de 2013

El silbo del dale

Dale al aspa, molino,
hasta nevar el trigo.

Dale a la piedra, agua,
hasta ponerla mansa.

Dale al molino, aire,
hasta lo inacabable.

Dale al aire, cabrero,
hasta que silbe tierno.

Dale al cabrero, monte,
hasta dejarle inmóvil.

Dale al monte, lucero,
hasta que se haga cielo.

Dale, Dios, a mi alma
hasta perfeccionarla.

Dale que dale, dale
molino, piedra, aire,

cabrero, monte, astro,
dale que dale largo.

Dale que dale, Dios.

    ¡ay!

Hasta la perfección.

Miguel Hernández: Silbos. Poemas sueltos (1933-1934). Poemas no incluidos en libro algún* (1934)

Versións:
Joan Manuel Serrat: Dale que dale; Hijo de la luz y de la sombra; 2010; Pista 6



*[Miguel Hernández: Obra completa; Introducción, estudio y notas de Leopoldo de Luis y Jorge Urrutia; Col. Biblioteca Promoción del pueblo, serie P, nº 92; Editorial ZERO, S.A.; Madrid; 1976; ISBN.: 84-317-0390-3]

No hay comentarios :

Publicar un comentario