jueves, 15 de diciembre de 2016

Coro Cantado

(…)
(Acompañado de órgano)

La luz ilumina la noche de la desventura.
Y ya no es oscura la noche ni el alma del hombre es oscura.
Así, de la impura venganza, nació la segura esperanza.
Y si nuestra desdicha fue inmensa, más tarde tuvimos defensa.
No tendremos temor ni terror. No será derrotado el honor.
Serán respetados por fin el color de la piel y el idioma español.
Por fin encontraron castigo los Galgos en su propia casa.

Sigue el órgano en sordina, mientras la voz del poeta dice.

VOZ DEL POETA.
Murieta violento y rebelde, regresa en mi canto al metal y a las minas de Chile.
Ya su juramento termina entre tanta venganza cumplida.
La patria olvidó aquel espanto y su pobre cabeza cortada y caída,
es sólo la sombra del sueño distante y errante que fue su romántica vida.

No es mío el reproche por su cabalgata de fuego y espanto.
Quién puede juzgar su quebranto: fue un hombre valiente y perdido.
Y para estas almas no existe un camino elegido.
El fuego lo lleva en sus dientes, los quema, los alza, los vuelve a su nido.
Y se sostuvieron volando en la llama: su fuego los ha consumido.

Regresa y descansa y galopa en el aire hacia el sur su caballo escarlata.
Los ríos natales le cantan con boca de plata. Y le canta también el poeta.
Fue amargo y violento el destino de Joaquín Murieta. Desde este minuto
el Pueblo repite como una campana enterrada, mi larga cantata de luto.

CORO CANTADO
Retoma el himno anterior in crescendo, hasta el máximo.

Oh, tú, Justiciero que nos amparaste, recibe las gracias de tus compañeros!
Alabado sea, que sea alabado tu nombre, Murieta!

Reyes y Tresdedos se ponen en actitud de <<firmes>>, adelantando en un gesto los dos rifles verticales, sin levantarlos del suelo. Sus rostros demuestran decisión y solemnidad.

Pablo Neruda: Cuadro VIº. Muerte de Murieta; Fulgor y muerte de Joaquín Murieta (1965-1967) (1967)

Versións:
Olga Manzano e Manuel Picón: Muerte de Murieta*; Fulgor y muerte de Joaquín Murieta; 1974; Lado B, Corte 5



*[A versión musical de Olga Manzano e Manuel Picón comeza con parte do poema Casi Soneto, e continúa con algún verso solto do Coro Funerario, incluidos ámbo-los dous no Cuadro VIº. Muerte de Murieta, da obra de Pablo Neruda: Fulgor y muerte de Joaquín Murieta, do ano 1967; rematando cunha estrofa final que non puidemos identificar no texto orixinal de Neruda.]


No hay comentarios :

Publicar un comentario